Bucaramanga solidaria

Nancy Rodríguez Guevara

Editora Gente de Cabecera

Son tantas las formas en las que se puede ser solidario, que no habría razón alguna para decir que no sabe qué ni cómo hacerlo.

En Bucaramanga son muchas las fundaciones que trabajan en pro de lograr un mejor vivir para infantes víctimas del cáncer, del maltrato, adolescentes en embarazo, mujeres maltratadas, venezolanos necesitados, personas en condición de indigencia, mascotas en abandono, entre muchas otras que requieren atención.

La pregunta es: Y usted ayuda o aporta para esa población necesitada? Ayudar no necesariamente tiene que ser donando la mitad de su salario, también puede hacerlo donando tiempo para ir a leerle una historia a un niño en un hospital, tiempo para ir a recoger lo que alguna empresa regaló, reempacarlo y adecuarlo. Puede ayudar acompañando a repartir esas donaciones una noche de frío en un parque, una tarde en un ancianato, una mañana en un hospital.

Hay muchas formas de ayudar, hay muchas formas de dar sin necesidad de quedarse esperando un “gracias”, una respuesta de aprobación, una palabra de agradecimiento. Quien espera se vuelve esclavo, quien da sin esperar nada a cambio, es verdaderamente libre.

Por eso, la invitación hoy es a convertirse en uno más de los héroes anónimos y otros no tanto, de los cientos que hay en la ciudad. Héroes que se solidarizan cada día con los necesitados y se entregan a ayudar, héroes con y sin capa que día a día comparten y sufren con quienes no son tan privilegiados.

Déjese llevar por ese espíritu solidario en una Bucaramanga que necesita de corazones amplios y desinteresados que entreguen su amor al prójimo sin esperar nada a cambio. Una sonrisa es el pago.