La grieta del Boca-River y las muletas de Melconian

En el brindis de fin de año de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) hubo estreno de “casa”. En el flamante piso 23 de una torre en la calle San Martín y con gran parte de la city a sus espaldas, Claudio Cesario subrayó que “podemos decir que salimos de la crisis pero solos no pudimos” en referencia a los acuerdos alcanzados con el Fondo Monetario Internacional.

Habló de que “quien quiso retirar sus dólares o sus pesos lo pudo hacer sin ningún inconveniente, se probó que la crisis fue cambiaria pero no bancaria” y mencionó algunas buenas noticias como haber pasado a país emergente y el “error” de gravar la renta financiera como también los impuestos de provincias y municipios que “perjudican a su propia gente”.

Cuando le preguntaron sobre el 2019 intentó evitar una definición. “Depende cómo salga el domingo”, respondió y recordó su fanatismo por Boca, partido que verá en familia. “Esa grieta es peor que la otra” aseguró visiblemente convencido antes de enumerar las variables internas y externas que pueden modificar el escenario del próximo año aunque se mostró muy optimista.

Mientras Cesario conversaba sin poder probar bocado en el brindis, en otra ronda se comentaba la charla de Carlos Melconian en el 12° aniversario del Bank Magazine. Y en voz muy baja contaban un dato: el economista llegó al aniversario de la revista ayudado con muletas después de sufrir un esguince. Pero su acalorada presentación lo hizo olvidar de su apoyo y cada tanto se paraba como si nada le pasara al ex director del Banco Nación.

Seguí leyendo Círculo Rojo