La larga espera de los buques con combustible varados en puertos mexicanos

Hay barcos fondeados desde diciembre pasado, que esperan descargar los combustibles. (Foto: Cuartoscuro)
Hay barcos fondeados desde diciembre pasado, que esperan descargar los combustibles. (Foto: Cuartoscuro)

En los distintos puertos petroleros del país hay al menos 29 buque-tanques con poco más de 6 millones de barriles de combustibles fondeados o atracados que no pueden descargar debido a los problemas de logística para la distribución.

Las naves marítimas varadas en puertos transportan gasolina, diésel y turbosina que no pueden descargar debido a que los centros de almacenamiento están llenos con combustibles que esperan su traslado en pipas.

Son 6 millones 63 mil barriles de combustibles almacenados en esos buque-tanques, que equivalen a un tercio de la producción mensual de petrolíferos correspondiente a noviembre, reportada por Petróleos Mexicanos (Pemex).

Los centros de almacenamiento están llenos porque sus contenidos no se han podido mandar por los ductos que están cerrados”, explicó a Reforma Ramsés Pech, experto en el sector petrolero de la firma Caravia y Asociados.

Sólo en los puertos de Tuxpan y Coatzacoalcos, en Veracruz, hay varados 16 barcos: 10 en el primero y 6 en el segundo.

En Coatzacoalcos hay 6 barcos que esperan atracar los combustibles. (Foto: Cuartoscuro)
En Coatzacoalcos hay 6 barcos que esperan atracar los combustibles. (Foto: Cuartoscuro)

Las autoridades informaron este domingo que en Tuxpan –donde Pemex tiene una capacidad de almacenamiento de 2.5 millones de barriles de combustible que está hoy al límite–, ya comenzó la descarga de dos buques.

El primero fue el “Miss María Rosario”, que con bandera de Malta arribó desde el pasado 29 de diciembre. El barco atracó en la monoboya número tres de descarga de Pemex para depositar 300.000 barriles de gasolina.

A este siguió el buque-tanque “Hafnia Ane”, también de Malta, que descargó 50.000 barriles de diésel, luego de esperar en el fondeadero de Tuxpan desde el pasado 11 de enero de este año.

El proceso normal de descarga tarda entre 18 y 20 horas. Los buques permanecen en la zona de fondeo mientras Pemex les da el visto bueno, pero hasta el momento no se cuenta con el suficiente espacio de almacenamiento.

La central de almacenamiento de Pemex en Tuxpan se encuentra hoy a su máxima capacidad, que es de 2.5 millones barriles de combustible.

Bloomberg calculó que las tarifas por mantener detenidas las embarcaciones en puertos, más allá del tiempo programado, le cuestan a Pemex entre 22.000 y 24.000 dólares diarios.

La petrolera deberá pagar a los barcos que no pueden descargar el combustible y han tenido que esperar más días de los previstos, y además tendrá que asumir el costo por transportar el combustible en pipas.

A las 29 embarcaciones que el sistema de administraciones portuarias tenía registradas hasta este sábado, se sumarán 16 más que están programadas para un próximo atraque y que transportan 2.7 millones de barriles de combustibles.

Desde que el gobierno federal puso en marcha el plan conjunto contra el robo de combustibles, la terminal de almacenamiento y servicios portuarios de Pemex está controlada por la Marina y el poliducto está cerrado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

México compró 28% menos gasolina a EEUU respecto a enero de 2018

Otra vez, sabotearon ducto de Tuxpan que abastece de gasolina a la Ciudad de México