Con un fuerte impulso del trigo y la cebada, aumentó en enero la liquidación de divisas de los agroexportadores

Cosecha de trigo

Según informó la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales, durante el mes de enero las empresas exportadoras liquidaron casi 1.756 millones de dólares. El monto de diciembre pasado se ubicó en casi 1.100 millones de dólares.

El aumento de un mes a otro se atribuye a la compra de trigo y cebada para la exportación. Las compras ya comprometidas para esta campaña ascienden en trigo a más de 8.400.000 toneladas, 600 mil toneladas de cebada cervecera y más de 1.300.000 toneladas de cebada forrajera.

Recordemos que semanas atrás la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dio por finalizada la cosecha de trigo y cebada de la presente campaña. Entre los dos cultivos se cosecharon 23.100.000 toneladas, un 9% más que en el ciclo anterior. Esto se traduciría en un aporte de 3.875 millones de dólares para la balanza comercial argentina, de estos fondos casi un 25% quedará en manos del fisco argentino.

En esta nueva campaña fina, el clima fue el principal protagonista  y las modificaciones en las retenciones no impactaron en la superficie sembrada con trigo, ya que la siembra fina había finalizado al momento de anunciarse dicha medida.

Desde las entidades exportadoras aclararon que la mayor parte del ingreso de divisas en este sector se produce con mucha antelación a la exportación, anticipación que ronda los 30 días en el caso de la exportación de granos y alcanza hasta los 90 días en el caso de la exportación de aceites y harinas proteicas.

Exportaciones en 2018

Por otro lado, la Bolsa de Cereales de Córdoba realizó un balance sobre lo que dejó el 2018, un año con un fuerte impacto de la sequía, en lo relacionado a exportaciones del complejo sojero y de granos. El valor total de dichas exportaciones fue de 21.327 millones de dólares, lo cual representó el 35% de las exportaciones argentinas para igual período y si se tiene en cuenta el resto de los granos y las manufacturas de origen agropecuario el porcentaje asciende al 73% de las exportaciones nacionales. Esto demuestra la importancia que tiene la agroindustria no solo en la generación de divisas, sino también en el impacto en la economía.

De acuerdo al relevamiento realizado, las exportaciones del complejo sojero cayeron un 21% en volumen y 28% en valor.

Las exportaciones pasaron de 42.200.000 toneladas en 2017 a 33.400.000 toneladas en 2018. El poroto fue el más perjudicado con una baja del 50%. En cuanto a los subproductos, la harina cayó un 14%, el aceite un 15% y el biodiesel un 19%.

En dólares, las exportaciones de soja y subproductos fueron por un valor de 14.500 millones de dólares, unos 5.600 millones de dólares menos que en 2017. Para los integrantes del Departamento de Economía de la bolsa cordobesa, este valor de las exportaciones es el más bajo de los últimos doce años.

En trigo, las ventas al exterior durante 2018 cayeron un 8% alcanzando un volumen de 12 millones de toneladas. A pesar de la caída, es el segundo registro más alto de las últimas dos décadas, lo cual explica de alguna medida el impacto que tuvieron las medidas aplicadas por el gobierno nacional en diciembre de 2015, con la eliminación de las restricciones para exportar, fundamentalmente, que derivaron en un aumento de la producción y diversificaron los destinos del cereal, con Brasil como principal importador. En valor las ventas al exterior del cereal se transformaron en el más alto de los últimos seis años, generando un ingreso de divisas por 2.500 millones de dólares.

Por último, en maíz las ventas al exterior en 2018 cayeron un 2% en relación al 2017, y aportaron divisas por 4.200 millones de dólares, un 10% superior al 2017 y uno de los mayores valores de los últimos años.

Seguí leyendo:

Semana financiera: dólar en zona de no intervención, riesgo país en baja y “veranito” para los activos locales