La vice de Cornejo le reclama que en reuniones de varones la dejan fuera

Mientras el presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, prepara un viaje a Estados Unidos y la convocatoria a elecciones en fecha distinta a la elección nacional, sus posibles “herederos” se pelean en voz baja.

La semana pasada hubo varias señales. Aunque no se sabe si Julio Cobos intentará ir por una nueva elección, la UCR de la ciudad de Luján inauguró un local pero el senador nacional se quedó esperando la invitación. Tampoco recibió participación para el evento la vicegobernadora Laura Montero.

La sugestiva exclusión la atribuían fuentes partidarias a las intenciones del presidente de la UCR de Mendoza, Rodolfo Suárez, por ser candidato a gobernador. ¿Era el encargado de enviar las invitaciones? ¿Se demoraron? ¿Alguien se olvidó?, preguntaban con sorna.

Además de esos recelos parece que a los hombres no les gustó el tuit de la vice de Cornejo. Impulsora de una frustrada reforma constitucional pero a la vez impulsora con éxito de la paridad de género, Montero salió a enfrentar la política de pantalones después de varias reuniones en las que la dejaron fuera. “Les recuerdo a los varones de la política de @CambiaMendoza: el 50% del electorado somos mujeres y hay ley de paridad. Por ahí los invitamos a un picadito de hockey para amenizar. Pero para hablar del futuro de #Mendoza preferimos una mesa,un programa y una estrategia. Yo invito!”

El texto lo acompañó con una foto de Cornejo jugando al fútbol y varias reuniones masculinas en las que se discutía el desdoblamiento de las elecciones a gobernador, intendentes y legisladores provinciales y quién será el candidato (como ni Cornejo ni Montero pueden presentarse a la elección los precandidatos son Suárez y el ministro de Economía Martín Kerchner).

Las negociaciones sobre ambos temas las manejan los hombres: Cornejo, el ex cobista Néstor Majul, Diego Costarelli, “Peti” Lombardi, Tadeo Salazar y los propios Kerchner y Suárez además de varios intendentes. Ninguna mujer está sentada en esa mesa de negociaciones y menos en los partidos de fútbol que juegan antes de discutir. La única mujer que a veces está es la intendenta de Santa Rosa, Norma Trigo, menos afín a la cuestión de género que la vicegobernadora.

Cuando Cobos junta a los suyos, también llena la mesa de hombres, entre ellos el senador, Omar de Marchi y Luis Petri, entre otros.

Si hay unidad, o internas, lo discuten en la residencia del Gobernador o en chanchas de fútbol razón por la que Montero, con ácido humor, hizo pública su molestia.

Seguí leyendo Círculo Rojo