Marie Kondo: “Me inspiró el Dios del orden”

A principios de 2019, Marie Kondo fue uno de los nombres más buscado en Google, producto del éxito de su serie.

Alrededor del mundo, son miles las personas que se ven sacudidas por las ideas de la japonesa Marie Kondo (34). Es que a través de Netflix la nueva gurú del orden se metió en millones de mentes que hoy, con calma y serenidad, intentan plegar sus prendas en rectángulos y analizan seriamente arrojar toda su ropa sobre la cama para ver cuánta tienen y percibir, por medio del tacto, cuáles son las prendas que les producen la suficiente felicidad como para conservarlas.

Es decir, arrancar el primer paso del método KonMari, que tuvo su primera ráfaga de popularidad en 2011, cuando salió el libro La magia del orden. Herramientas para ordenar tu casa y tu vida, y que este 2019 transita su segundo sacudón de masividad desde el estreno –el 1º de enero– de la serie ¡A ordenar con Marie Kondo!. ¿Pero quién es la mujer de sonrisa amable que está detrás de todo esto?

Hace tres años, Kondo fue elegida por Time como uno de los 100 personajes más influyentes. A la gala en Nueva York fue con su marido, respetando las tradiciones niponas.
Hace tres años, Kondo fue elegida por Time como uno de los 100 personajes más influyentes. A la gala en Nueva York fue con su marido, respetando las tradiciones niponas.

Marie, la del medio de tres hermanos, nació en Tokio y a los cinco años se obsesionó con la organización. En una charla para Google contó: De chiquita leía todas las ediciones de una revista que trataba sobre cómo organizar la casa y luego, con el correr de los años, esa pasión se profundizó. Es por eso que pasé gran parte de mi adolescencia ordenando cosas: un día mi habitación, al siguiente la de mi hermano, al otro la de mi hermana, después la cocina, el living, el baño, el salón de clases del colegio y los cuartos de mis amigas. En ese período, cuando me parecía mucho más atractivo organizar un estante que hacer actividad física, hasta llegué a tirar trajes de mi padre y bolsos de mi madre sin pedir permiso”.

Dos mil cien euros. Es lo que hay que abonar para asistir a uno de los seminarios que brinda Marie Kondo.
Dos mil cien euros. Es lo que hay que abonar para asistir a uno de los seminarios que brinda Marie Kondo.

LA REVELACIÓN. Un día, cuando tenía dieciséis años, entré en mi habitación con una bolsa de basura y sentí que quería tirar todo. Ese fue mi clímax de estrés: en ese momento me desmayé… Un par de horas después desperté y en mi mente apareció esta frase: ‘Mirá las cosas de forma más cuidadosa’. No sé si fue una voz real o algo que vino de mí misma, pero creo que fue el Dios del orden”, le confió al periódico The Sunday Times del Reino Unido cuando le preguntaron por el origen de su inspiración.

Dos años después de ese hecho empezó a trabajar en el kiosco de un santuario sintoísta, donde vendía amuletos de la suerte: allí sentó las bases de su particular forma de trabajo. Para quienes aún no la han visto, ella, al entrar a cada hogar, se toma un momento de reflexión arrodillada en el piso, para saludar a la casa y agradecerle que permita que sus habitantes vivan allí. Además, se despide con agradecimiento de cada objeto que arroja. En sus seminarios exclama que lo importante es “transformar tu espacio sagrado en un lugar poderoso y lleno de energía”.

Marie vive en Los Angeles, con su marido, el productor y empresario Takumi Kawahara, y sus dos hijas: Satsuki y Miko.
Marie vive en Los Angeles, con su marido, el productor y empresario Takumi Kawahara, y sus dos hijas: Satsuki y Miko.

DEL ANONIMATO A LA FAMA. Mientras estudiaba Sociología en la Universidad de la Mujer Cristiana de Tokio, durante los fines de semana Kondo creó su consultoría de organización. Al comienzo sus clientes fueron sus amigos; después, por el boca a boca, llegó a tener hasta seis meses de lista de espera a 88 euros la hora.

A los veinticinco años su carrera dio un vuelco. ¿Qué pasó? Ella, corajuda, se presentó a un concurso llamado Cómo escribir un best seller que será amado durante diez años, con la idea de un libro sobre cómo ordenar la casa. Uno de los jurados, directivo de una editorial de libros de autoayuda, compró los derechos antes de que ella escribiera una sola línea. Ocho meses más tarde salía su primer libro: La magia del orden. Herramientas para ordenar tu casa y tu vida.

Al principio repercutió sólo a nivel nacional, hasta que una periodista de The New York Times lo mencionó en un artículo. Entonces llegó a vender ocho millones de ejemplares en más de cuarenta países. Comenzó a aparecer en shows de TV, ordenando las casas de todo tipo de figuras (desde comediantes japoneses hasta editoras de Vogue). Su éxito fue tal que publicó cuatro libros más.

En 2015, la revista Time la reconoció como una de las personas más influyentes (un honor que sólo había alcanzado otro japonés, el escritor Haruki Murakami).

EL ORDEN Y LA MATERNIDAD. Hace unos años, la vida de la mujer más ordenada del mundo se alborotó con la llegada –en sólo trece meses– de sus dos hijas, Satsuki y Miko. Ella, fiel a sus principios, le contó al Wall Street Journal cómo se preparó: “Cuando quedé embarazada, con mi esposo –Takumi Kawahara (34)– tiramos cosas sin piedad y definimos cuánto espacio teníamos que destinarles en nuestros armarios y cajones”. Ya en la práctica, declaró que “se les puede a enseñar a ordenar desde el año” y modificó su sistema: ahora ya no recomienda que sean los propios niños quienes eliminen los juguetes que ya no usan.

Otro cambio en su vida es que hace tiempo dejó de recorrer las calles de Tokio: actualmente vive en Los Angeles, California, desde donde dirige la empresa KonMari Inc, la cadena The Container Store y todas las sub-ramas que surgieron de una obsesión que se convirtió en pasión y terminó siendo inspiración.

En su libro, Kondo da consejos acompañados con gráficos.
En su libro, Kondo da consejos acompañados con gráficos.

BONUS TRACK. CINCO CONSEJOS DE MK.

1.Eliminá todo lo que no te haga feliz al sujetarlo.

2.Ordena por tipo de objetos y no por espacios: primero la ropa, luego los libros y papeles, después lo que ella denomina “komono” (cocina, baño y garaje), y por último los elementos sentimentales.

3.Por cada cosa que incorpores a tu casa, elimina una o dos.

4.Mantené la organización diaria.

5.No tengas más de treinta libros.

Por Kari Araujo

Fotos: AFP y Netflix

SEGUÍ LEYENDO:

Felipe Pigna: “El poder machista está muy arraigado; la lucha feminista siempre será necesaria”

Venezolanos en la Argentina: “El exilio te provoca una tristeza interior que te mata”