Por qué en el Banco Central creen que no es necesario forzar la suba del dólar

El Banco Central promete mantener la cautela y la disciplina monetaria para poder cumplir con el objetivo de control de los agregados monetarios y la desinflación sustentable  (NA)

El anuncio formal de los lineamientos de política monetaria y cambiaria para este mes dan cuenta de la confianza que tienen los funcionarios del Banco Central en las “válvulas de escape del corsé que representa el compromiso de control de los agregados monetarios”, destacan cuando son consultados por los medios, como ocurrió en la última presentación del Informe de Política Monetaria de enero.

Cuando se les pregunta por la resistencia del tipo de cambio para volver al piso de la zona de no intervención después de más de 20 días que se sostiene por debajo, mientras los industriales y muchos economistas se inquietan por la persistencia de un virtual atraso del orden de 10 a 15% que afecta al comercio exterior, sin contar las retenciones de emergencia de hasta $4 por dólar, responden: “lo vemos más como ansiedad de la prensa, los industriales y el mercado, que en fundamentos objetivos”.

Los funcionarios del Banco Central confían en las válvulas de escape del corsé que representa el compromiso de control de los agregados monetarios

Y agregan, con clara confianza, sin pretender dar una respuesta desafiante: “a futuro se van a acordar de esta política de contención, cautela y prudencia de los agregados monetarios, por su contribución a eliminar la alta volatilidad en el mercado cambiario y conducir a la desinflación sustentable de la economía, más allá de algunos meses de interrupción de ese proceso por los aumentos de precios de los bienes y servicios regulados, que se concentrarán en este primer cuatrimestre”.

Guido Sandleris, presidente del BCRA. y su equipo están convencidos de que “a futuro se van a acordar de esta política de contención, cautela y prudencia de los agregados monetarios, por su contribución a eliminar la alta volatilidad en el mercado cambiario y conducir a la desinflación sustentable” (Matías Baglietto)
Guido Sandleris, presidente del BCRA. y su equipo están convencidos de que “a futuro se van a acordar de esta política de contención, cautela y prudencia de los agregados monetarios, por su contribución a eliminar la alta volatilidad en el mercado cambiario y conducir a la desinflación sustentable” (Matías Baglietto)

Por tanto si bien la demanda por activos en pesos y venta de dólares se mantiene fuerte, al punto que llevó a elevar de USD 50 millones a USD 75 millones del tope de compra diaria si el cambio mayorista se ubica por debajo del piso de la zona de no intervención, se insiste con que se mantendrá mucho cuidado en la expansión monetaria resultante, porque el proceso de intermediación de esos pesos con el crédito lleva tiempo. Hasta que la transición sea plena, y se pueda por eso ahora no se puso objetivo de sobre cumplimiento, hasta que el sistema la pueda digerir y se absorba dentro del sistema.

Vemos que muchos se quedan con la memoria del pasado, pero no es memoria plena, porque se ha probado todo, tipo de cambio fijo, flotante alto, regulado, y todos los esquemas han fracasado

De esta manera ratifican en el Central que tienen muy claros cuales son las prioridades de política: el control de la expansión de los agregados monetarios, para no caer en exceso, y no el nivel del tipo de cambio. De ahí que se afirma el propósito de usar el espacio de la zona de no intervención cambiaria, y “si dadas las circunstancias, se deriva en un tipo de cambio más apreciado, es una consecuencia no un objetivo, el límite para este mes es de una expansión de base monetaria de 3 por ciento.

Valor de equilibrio

Por tanto frente a las críticas sobre el nivel del tipo de cambio, o de la incapacidad para enfrentar una eventual corrida cambiaria, como hiciera el ex ministro Domingo Cavallo, las fuentes del Central consultadas por el BCRA responden, sin exceso de confianza: “vemos que muchos se quedan con la memoria del pasado, pero no es memoria plena, porque se ha probado todo, tipo de cambio fijo, flotante alto, regulado, y todos los esquemas han fracasado”.

Además, recuerdan la presentación del IPOM de enero en la que se mostró que el tipo de cambio real multilateral, esto es comparado con la variación de las monedas de los principales socios comerciales y ajustado por inflación de cada país, se mantiene en el promedio histórico, pero con una diferencia sustancial que ahora el promedio de precios de las materias primas y de productos que exporta la Argentina es más alto que el que paga por sus importaciones, es decir mejoraron los términos del intercambio.

Por eso en el BCRA insisten con el mensaje de que “se hace el esfuerzo en sostener políticas que resulten sustentables, y que están apoyadas en el financiamiento del FMI por muchos años”, es decir que se descuenta que el Fondo no exigirá devoluciones inmediata”, si el país le pide renovar el acuerdo por más años”.

Seguí leyendo:

La recaudación tributaria subió 39% en enero, por debajo de la inflación

En medio de los cortes y las críticas de Carrió, Lopetegui les pidió a Edenor y Edesur que atiendan los reclamos de los clientes