A cuánto llegarán el dólar y la inflación a fin de año, según los analistas económicos

El dólar se estabilizó en el inicio de 2019 ¿Cómo llegará a fin de año?

El último Focus Economics Consensus Forecast de Latin Focus reveló que las consultoras privadas sondeadas por la entidad proyectan una inflación para todo 2019 de 28,8% y un valor del dólar a fin de año de $47,53 en promedio.

Los informes de Latin Focus son publicaciones mensuales que contienen proyecciones macroeconómicas de más de 20 fuentes diferentes. Cada mes se encusetan a los departamentos de investigación de bancos de inversión, instituciones financieras y organizaciones de investigación para obtener su visión del futuro.

En ese aspecto, las conclusiones del sondeo coinciden con las obtenidas por el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central, que en el sondeo de enero exhibió un tipo de cambio nominal de 48 pesos por dólar para fin de año y una inflación acumulada en 2019 de 28,5 por ciento.

Inflación alta, pero se desacelera

En cuanto a la evolución de precios minoristas, el consenso de los analistas privados refleja una importante desaceleración de cerca de 20 puntos porcentuales respecto de la inflación de 2018, que según el IPC Nacional del INDEC alcanzó 47,5%, la más alta en los últimos 27 años.

La inflación de 2019 será menor a la de 2018, pero mayor a la prevista en el Presupuesto

No obstante, las proyecciones ya están más de cinco puntos por encima del 23% de variación de precios estimado por el Gobierno en el Presupuesto nacional.

Econométrica estima una inflación de 29% para todo 2019, lo cual no está lejos del consenso general de los analistas privados, pero sí de de la expectativa del acuerdo con el FMI, en torno a 23%, cifra que quizás forme parte de las discusiones de estos días con la misión del organismo en nuestro país esta semana.

Fuente: BCRA
Fuente: BCRA

El REM del BCRA reflejó además que la inflación núcleo –aquella que no toma en cuenta los precios regulados- alcanzará 26,2% para los próximos doce meses.

Latin Focus describió que en el último mes mejoraron las expectativas de inflación, al prever un IPC de 28,8% (una mejora de 0,2 puntos) para este año y de 20,2% para el año que viene.

“La inflación debería disminuir este año, debido a las estrictas condiciones monetarias y a pesar del aumento programado de las tarifas de servicios públicos, lo que alimentará las presiones inflacionarias”, advirtió el informe.

Por otra parte, según la última Encuesta de Expectativas de Inflación del CIF de la Universidad Di Tella, correspondientes a enero de 2019, la inflación esperada por la población para los próximos doce meses se mantiene en 30%, según la mediana de las respuestas.

Los analistas económicos esperan una inflación próxima a 30% y una suba del dólar de 25%

Mientras que en Analytica proyectan una inflación anual de 33%, los expertos de EcoGo prevén una inflación de 32% para todo 2019, con una avance del valor del dólar de 25% anual.

Para EcoGo los componentes que influirán en la inflación este año serán la recomposición salarial de 35% por paritarias y un alza de tarifas de 50%, acompañados por una política monetaria del BCRA muy restrictiva, con tasas de interés positivas, y un dólar un poco más atrasado.

Un dólar mucho más calomo que en 2018

Respecto del tipo de cambio, para 2019 se espera una evolución del dólar más próxima a la de la inflación que en años anteriores, pero algo menor. Un dólar a 48 pesos en diciembre según el REM del BCRA implicará un salto cambiario de 26,7% interanual, casi dos puntos menos que la inflación esperada.

Ramiro Castiñeira, experto de Econométrica, refirió a Infobae que “las proyecciones están bastante alineadas a las bandas de flotación dispuestas por el Banco Central, que después de todo dan un sendero hacia adelante. A un 2% de expansión mensual, da un piso mínimo de $47 hacia fin de año”.

La evolución del dólar se acoplará a la de la inflación pero resignará un par de puntos

En el mismo sentido, los contratos de dólar futuro –en pesos pero atados a la devaluación esperada por los agentes de mercado- se pactan a $50 para el 30 de diciembre de 2019, que refleja un salto cambiario de 32,6% en 12 meses, en este caso, por encima de la inflación esperada.

Según la consultora Analytica, después de una devaluación tan pronunciada como la del año pasado -el valor de la divisa subió más de 100 por ciento- es natural un reacomodamiento de precios relativos, que involucra un avance del dólar algo rezagado respecto de la inflación.

Analytica hace un paralelo entre lo ocurrido de marzo a julio de 2016, también con fuerte salto cambiario, y de septiembre de 2018 a enero de 2019, después de que el dólar alcanzara un récord próximo a los 42 pesos. Describió que en primer caso, la tasa de interés real –puntos por encima de la inflación- pasó de 4% a 11%. En el segundo caso, con el instrumento de las Letras de Liquidez (LELIQ), pasó de 4 a 12 por ciento.

Fuente: Analytica
Fuente: Analytica

En cuanto a agregados monetarios, Analytica señaló que en 2016 cayeron más de un punto del PBI, casi igual que en 2018. Asimismo, el tipo de cambio real cayó 10% respecto del pico de precios del dólar en 2016, mientras que en 2019 cayó 12% desde el récord histórico del 28 de septiembre último.

La clave electoral

Para los analistas el cierre del año plantea una cuestión binaria, con dos escenarios posibles y muy distantes entre sí. Con un escenario en el que gana el macrismo en las elecciones presidenciales: habría tranquilidad en materia cambiaria, por un gobierno market friendly que cumple el compromiso con el FMI, que a su vez es garante del financiamiento. En este caso es razonable proyectar un dólar por encima de $45 a diciembre y una inflación anual próxima a 30 por ciento.

Un segundo escenario, en el que una eventual candidatura de Cristina Kirchner tiene probabilidad de adjudicarse las elecciones, habría más complicaciones financieras, no por su plan de gobierno a aplicar, si no por lo que los mercados puedan creer que va a hacer es gobierno y se anticipen a ello. “Ponerle números al segundo escenario es muy difícil”, reconoció un analista a Infobae.

La política monetaria “dura” del BCRA y el “poder de fuego” de reservas atenuarán la volatilidad electoral

Ramiro Castiñeira recordó que “Argentina está dentro de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la regla cambiaria y monetaria está más clara. Por lo tanto, la dinámica de las variables va a depender más el resultado electoral, porque Argentina se juega la vida cada cuatro años“.

No se puede soslayar la volatilidad cambiaria propia de los períodos electorales. Jorge Vasconcelos, economista del IERAL de la Fundación Mediterránea, expresó que “el esquema vigente no sólo implica flotación entre el piso y el techo de la zona de no intervención“, sino que “define una amplia brecha de 30% entre ambos extremos”, a la vez que “las operaciones del Banco Central, tanto en la punta compradora como la vendedora, están limitadas por monto”.

“En la medida en que se trate de incertidumbre típica de año de comicios, las reservas del Central más los flujos esperados a favor del Tesoro serían más que suficientes. Si, en cambio, las circunstancias políticas reinstalan ejes del pasado -pesificación, cepos, default-, es obvio que no existen instrumentos que compensen tamaña insensatez. Aun así, todo indica que habrá vida después de las elecciones”, concluyó Vasconcelos.

Seguí leyendo:

En medio del clima pre-electoral, el mercado alivia la expectativa de tasas y dólar para 2019

Con un dólar quieto, el Banco Central llevó la tasa de referencia al nivel más bajo en seis meses