Analistas: el narco no es exclusivo de México, en EEUU también existe, pero es diferente

(Foto: Archivo)

Desde hace décadas, Estados Unidos ha priorizado el combate al narcotráfico y crimen organizado trasnacional al considerarlo fuente de casi todas las amenazas principales a las que se enfrenta el continente americano. 

Ya sea por la crisis opioide  que afecta a las comunidades estadounidenses, la violencia en Centroamérica por las pandillas, o la cifra de homicidios que ha puesto en duda la estabilidad de México, todas son crisis que han sido atribuidas a redes criminales que acumulan millones por la producción de drogas ilícitas, tráfico de personas y extorsión. 

El combate al narcotráfico ha tenido repercusiones directas en México y Colombia, en concreto con la militarización de estos países tras la puesta en marcha de acuerdos como el Plan Colombia y la Iniciativa Mérida. En el imaginario colectivo, las drogas son un problema de la región del sur que el país del norte combate. Sin embargo, es inusual hablar de los traficantes estadounidenses.

Joaquín Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua (Foto: EFE)
Joaquín Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua (Foto: EFE)

El sistema de justicia penal estadounidense tiene en custodia a 2,3 millones de personas entre prisiones federales, estatales, centros juveniles, cárceles locales, militares y de territorios indios. De esta cifra, medio millón fue condenado por un delito de drogas.

Estos convictos se encuentran en las prisiones federales debido a la legislación que regula el control de narcóticos. En consecuencia, es casi nula la población carcelaria que se encuentra en prisiones estatales y locales acusada por este crimen.

Los arrestos por droga generan una gran cantidad de criminales que posteriormente son encarcelados con sentencias más largas por ofensas futuras. Sin embargo, la mayoría no tiene una repercusión importante en la lucha contra la droga al interior del país. 

El narcotraficante colombiano, Pablo Escobar (Foto: AP)
El narcotraficante colombiano, Pablo Escobar (Foto: AP)

Jesús Esquivel, autor del libro “Los narcos gringos”, dijo en entrevista para Infobae México que diariamente se producen cientos de detenciones por drogas en Estados Unidos, pero tienen pocas repercusiones porque no son líderes de alguna organización criminal nacional ni tienen un rol importante en la cadena de producción. 

Señaló que en EEUU no existen carteles de la droga ni hay una organización criminal comandada por algún estadounidense, todo es venta al menudeo. De tal suerte, los criminales en el país son una especie de intermediarios que se encargan de distribuir y vender los estupefacientes provenientes de los países del sur. 

Al respecto, destacó la ausencia de un hombre que unifique a todas las pandillas que se dedican al narcomenudeo, por lo que todo se mueve con pequeñas células independientes. 

Hay mas decomisos en Estados Unidos que en América Latina (Foto: Archivo)
Hay mas decomisos en Estados Unidos que en América Latina (Foto: Archivo)

Jesús Gallegos Olvera, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en la región de América del Norte, ha dicho al respecto que hay mayores decomisos en Estados Unidos que en América Latina, sin embargo, coincidió con Esquivel al declarar que son narcos menores.

Son personas que se dedican a la venta en bares, vecindarios, escuelas. De ellos están llenas las cárceles estadounidenses

Aunque pueda existir un sector minoritario vinculado a los grandes cárteles de la droga, los delitos por los que son procesados los vinculan con corrupción, no con narcotráfico. De tal suerte, esos personajes son acusados de lavado de dinero o fraude, delitos que son juzgados por el Departamento del Tesoro. 

Joaquín “El Chapo” Guzmán y Pablo Escobar Gaviria son personajes que están relegados a Latinoamérica, su rol en EEUU no es necesario debido a que ahí priva una visión empresarial. Su papel en consecuencia, es el lavado de dinero, explicó Gallegos Olvera.

El fentanilo es mucho más potente que la heroína (Foto: Archivo)
El fentanilo es mucho más potente que la heroína (Foto: Archivo)

Los juicios que se llevan a cabo en Estados Unidos para sentenciar a los grandes capos de la droga no son sólo en contra de ellos sino también del sistema judicial que en algún momento los dejó libre o se vio incapaz de detenerlos. Es decir, de los países del sur. 

Los triunfos de cooperación para atrapar a estos actores protagónicos evita que se cuestione al resto de los implicados en el narcotráfico, lo que da la imagen al exterior de que en Estados Unidos ellos no operan, aseguró el investigador de la UNAM.

Respecto al contexto racial, explicó que históricamente en EEUU se ha asociado al extranjero como fuente de todos los males internos, prejuicio que ha persistido, en menor medida, hasta la fecha.

Un kilo de esta droga tiene el poder de convertirse en miles de dosis (Foto: Archivo)
Un kilo de esta droga tiene el poder de convertirse en miles de dosis (Foto: Archivo)

Jesús Esquivel agregó al respecto que, a pesar de que las minorías han sido señaladas como responsables del problema de la droga en las grandes ciudades, es imposible asegurar que las personas que se dedican a este delito sean meramente personas latinas, afroamericanas o descendientes. Pues va más relacionado a la diversidad de población que habita en cada estado. 

En el caso de la metanfetamina en Virginia del Oeste, probablemente la mayoría de los detenidos son anglosajones. Pero si vas a California o Nueva York los datos van a ser distintos.