Su mamá la metió a un burdel desde los 14 y 20 años después su historia transforma vidas

Esta es la historia de Beatriz Rodríguez, una mujer que ha tenido que sufrir para ser la mujer que es hoy, una mujer empoderada que busca que otras como ella no tengan que pasar la misma situación.

A su corta edad de 14 años su madre la castigó porque había perdido su virginidad con su novio, pues su mentalidad era demasiado patriarcal y no consentía que una mujer no llegara virgen hasta el matrimonio.

Por ende, decidió entregarla a la prostitución. Una tía que manejaba un burdel se quedó con ella y desde ese mismo día la metió en el negocio.

Su vida cambió desde entonces, cada minuto del día era una tortura para ella, quien cuenta para BBC Mundo todo tipo de vejámenes a los que era sometida.

Foto: tomada de BBC Mundo

Mientras estuvo allí tenía que pasar la mayor parte del tiempo en la cama con hombres diferentes, aproximadamente 20 al día. Incluso, dice ella, en las noches sus partes íntimas quedaban tan aporreadas que debía echarse crema para aguantar un poco el dolor y la hinchazón.

Para poder sobrevivir trataba de no pensar en nada, en otra vida, sino que se resignaba y pensaba que era lo único que podía y sabía hacer.

Incluso, tuvo 3 hijos en su trabajo, de los cuales no sabe quienes son sus padres. El primero lo tuvo a los 16, el otro a los 20 y el último a los 24. Aunque allá eso no importaba, no habían licencias ni permisos.

Ella tenía que seguir “dándolo” así estuviera embarazada o acabado de parir.

Foto: tomada de BBC Mundo

Volvió a ver la luz

Luego de casi 22 años en este sitio, que algunas se atreven a llamar trabajo, pudo salir de allí con la esperanza de cambiar de vida. Gracias a alcaldesa de Florida, Caquetá en esa época ella vio la luz.

La funcionaria se encargaba de ir a los prostíbulos para tratar de convencer a las trabajadoras de salir de allí y buscar nuevas formas de vida con su ayuda. Luego de tanta insistencia Beatriz junto con otras 20 compañeras decidieron dejar esa vida atrás.

Gracias a un programa lograron capacitarse y aprendieron a hacer chorizos y montaron su propia empresa. Con mucho esfuerzo ahora tienen 16 puntos en el departamento de Caquetá.

Además su mano de obra son mujeres que han sacado de la prostitución y que le han dado una nueva oportunidad de resurgir.

Foto: tomada de BBC Mundo

Su misión es acabar con ese “oficio”

Pero no solo eso, Beatriz es una de las principales activistas colombianas en contra de la prostitución. También es directora de la asociación de mujeres productora de cárnicos en el sur de Colombia.

Y fue durante un congreso sobre este tema en Madrid que contó su historia al medio.

“No es aceptable que los hombres paguen por estar con una mujer, pero lastimosamente ese es el valor que nos dan. Ellos creen que nos pueden usar, comprar y luego botar”, afirma ella.

A quienes afirman que eso es un trabajo ella responde con un rotundo NO, pues antes debemos acabar con eso, pues aunque haya dinero de por medio es algo serio que no se hace por gusto.

Ahora dice ella, lucha cada día por erradicarla y por concientizar a las mujeres de que ese no es el único camino. Sus tres hijos la apoyan y no la juzgan, de hecho trabajan con ella en la asociación.

Con respecto a su madre, no le guarda ningún rencor. De hecho, afirma que la entiende pues según su crianza era lo correcto. Incluso, ahora es quien la mantiene económicamente.

The post Su mamá la metió a un burdel desde los 14 y 20 años después su historia transforma vidas appeared first on Colombian.