El economista, jueves 14 de febrero de 2019