Un libro para recomendar: “Palacio de olvido”, de Alberto Tabbia