La situación de Colombia ante la crisis venezolana 

Iván Duque y Nicolás Maduro

La actual crisis económica y humanitaria en Venezuela no se debe a desastres naturales ni a la guerra, sino a la terrible mala gestión de la administración de Maduro por un camino iniciado por el predecesor de Maduro, Hugo Chávez. Mientras que Chávez financió programas de bienestar social amplios e ineficientes y al azar, y pudo enmascarar políticas económicas estatistas erróneas, mala administración financiera, gastos excesivos en el extranjero y tolerar la corrupción generalizada, todo ello con los ingresos de los precios del petróleo sin precedentes, su sucesor heredó no solo las malas políticas económicas sino también una dramática caída en los ingresos del petróleo, que representan más del 85% de los ingresos del gobierno.

El gobierno de Maduro empeoró las cosas imprimiendo dinero, otros controles estatales sobre la economía y desviando la atención sobre la disminución de los ingresos del petróleo. Esto ha llevado a dificultades sin precedentes y niveles grotescos de inflación. Los problemas del gobierno de Maduro en los últimos tiempos se han agravado con la imposición de sanciones estadounidenses durante el último año y medio, pero contrariamente a un mito creado por sus partidarios, estas sanciones fueron una reacción a la crisis humanitaria en el país y ciertamente no su causa. El resultado de la crisis es que probablemente tres millones de venezolanos han abandonado el país.

Las consecuencias de esta grave situación representan un desafío para todos los países vecinos, pero para Colombia en particular. En el caso de Colombia, el gobierno del presidente Iván Duque enfrenta tres desafíos particulares y vinculados: cómo manejar el problema de los refugiados en la frontera; en qué medida debe apoyar la oposición política a Maduro; y cómo abordar las consecuencias de la inestabilidad dentro de los estados fronterizos de Venezuela para la propia seguridad de Colombia. Más allá de estos desafíos inmediatos, también está el problema a largo plazo del papel que se le podría pedir a Colombia que desempeñe en la eventual reconstrucción del estado y la economía venezolana bajo cualquier arreglo político que surja de la crisis actual.

El más visible de estos desafíos es la crisis de refugiados. Es imposible cuantificar el número exacto de refugiados (o migrantes, como el gobierno colombiano prefiere definirlos) al cruzar a Colombia porque muchos se encuentran en la parte de atrás que pasan por los cruces fronterizos oficiales como Cucutá y Paraguachón, y no lo hacen. necesariamente registrado. Sin embargo, las cifras oficiales sugieren que treinta mil venezolanos cruzan la frontera hacia Colombia todos los días, de los cuales cinco mil no regresan. Casi todos los que regresan han ido de compras para comprar alimentos y medicamentos que no están disponibles para ellos dentro de Venezuela.

Hasta la fecha, el gobierno de Colombia ha actuado con notable generosidad al aceptar a estos refugiados, al solicitar la ayuda de agencias de las Naciones Unidas como el ACNUR y el Programa Mundial de Alimentos para ayudar. (Esto contrasta notablemente con, por ejemplo, la reacción de algunos países europeos a la afluencia de refugiados sirios en los últimos años). También han establecido sistemas regulatorios especiales para proporcionar documentación a los recién llegados, como el Permiso Especial de Permanencia o PEP, que otorga a aquellos que tienen el derecho de permanecer por dos años, o la Tarjeta Especial de Frontera, que les permite moverse por los departamentos fronterizos de Colombia durante una semana en cualquier momento. El sistema no es, por supuesto, perfecto. Los titulares de PEP son elegibles para recibir atención médica pero necesitan una dirección permanente para que se los evalúe y los bancos no reconocen el PEP como la base para abrir una cuenta; y los solicitantes de asilo, a diferencia de los refugiados, no pueden trabajar. Sin embargo, en general, el sistema funciona tan bien como se puede esperar, dada la escala masiva del problema y la capacidad administrativa de Colombia, y se debe felicitar calurosamente al gobierno.

Por otro lado, es cuestionable cuánto tiempo Colombia puede absorber esta afluencia de refugiados, incluso si muchos planean mudarse a otra parte. La presión sobre los recursos en departamentos ya pobres como La Guajira y Norte de Santander es considerable. Los refugiados compiten por las necesidades de empleo, médicas y educativas y otros requisitos que son difíciles de cumplir para las administraciones locales. Además, aunque la población colombiana ha sido generosa y abierta para recibir a los refugiados, siempre existe la posibilidad de fricciones si su integración no está bien gestionada, como ha habido en Brasil. Y también existe la dificultad para el gobierno colombiano de que los jóvenes refugiados venezolanos que no logran establecerse y encontrar un empleo alternativo puedan ser reclutados por el ELN u otros grupos armados, algo que se rumorea que ya está sucediendo.

Con respecto a las políticas de Venezuela, Colombia tiene que recorrer una línea divisoria entre la simpatía por la oposición y el apoyo absoluto que podría provocar represalias en alguna forma por parte del gobierno de Maduro. Hasta hace poco, Colombia optaba por actuar exclusivamente bajo los auspicios del Grupo de Lima del que era miembro fundador. Sin embargo, recientemente ha endurecido su posición reconociendo primero a Juan Guaidó como el legítimo presidente de Venezuela en enero, junto con otros cincuenta países, y luego a través de su apoyo tácito al intento fallido de la oposición venezolana de cruzar la mayor parte de la ayuda humanitaria a Venezuela desde Colombia el 23 de febrero. Nuevamente, la posición no es estática y, a medida que la situación se desarrolle en Venezuela, se requerirá que Colombia responda a los eventos en desarrollo. Esto podría tener implicaciones para sus relaciones no sólo con el régimen de Maduro, sino también con los partidarios de ese régimen, como Rusia, China y Cuba. El presidente Duque también debe tener cuidado de evitar ser visto como un simple instrumento de la política estadounidense en la región. Este sería el caso, por ejemplo, si Washington presionara por el apoyo de Colombia o incluso la participación en una solución militar para sacar a Maduro del poder por la fuerza.

Con respecto a la situación a lo largo de la frontera dentro de Venezuela, Colombia tiene un claro interés estratégico en que haya un cambio en los estados a través de la frontera. Estos estados, como Zulia, Táchira y Apure, han servido durante mucho tiempo como refugio para las guerrillas del ELN, que tienen campamentos allí, así como para otros grupos armados. Sin duda, sería de interés para Colombia tener un gobierno en Caracas con la voluntad y la capacidad de expulsar al ELN y obligarlos a regresar a Colombia, donde ellos y sus líderes serían más vulnerables. (De hecho, esto podría ser el preludio para una renovación de las negociaciones de paz con el ELN en circunstancias más aceptables para el gobierno colombiano que las actuales). Por otro lado, no se puede descartar que el gobierno de Maduro pueda usar sus vínculos con el ELN y otros grupos en actos de terrorismo contra Colombia en represalia por su apoyo a la oposición venezolana. Esta es una razón adicional por la que a Colombia le interesa que haya una solución rápida a la crisis en lugar de una tensión y un conflicto prolongado. En una nota más positiva, el foco reciente de atención en las áreas fronterizas descuidadas en Colombia ofrece la oportunidad de que el gobierno colombiano promueva el desarrollo y la protección urgentemente necesarios de los grupos armados allí. Y mirando más adelante, ofrece el potencial para una eventual colaboración entre Colombia y Venezuela en este tipo de desarrollo en ambos lados de la frontera.

Se espera fervientemente que haya una solución pacífica a la crisis venezolana que conduzca a una nueva administración que pueda reunir al pueblo venezolano para restaurar la estabilidad política y la reconstrucción económica. La necesidad de tal resultado es desesperada. Es imposible ver a Maduro y los líderes del régimen actual involucrados en una administración de este tipo, aunque algún tipo de presencia chavista en cualquier gobierno de reconciliación nacional y reconstrucción sería deseable, si no fuera necesario, para ayudar a promover la unidad nacional. En este proceso, Colombia, con sus estrechos vínculos históricos, económicos y políticos con Venezuela, está bien situado para desempeñar un papel central cuando llegue el momento.