Fabiana Rosales contó cómo cambió su vida junto a Juan Guaidó: “Ambos estamos comprometidos con lo mismo”

(Video: Despierta América/Univisión)

La esposa de Juan Guaidó y activista política Fabiana Rosales contó este jueves detalles y anécdotas sobre cómo cambió su vida desde que su marido asumió como presidente interino de Venezuela.

Durante una entrevista en el programa de Univisón “Despierta América” con las periodistas Satcha Pretto y Karla Martínez, Rosales contó los retos a los que se enfrentó la pareja desde el 23 de enero de 2019, el día que su marido desafió al régimen de Maduro y asumió como presidente encargado del país caribeño.

La periodista y activista política, de 26 años, contó cómo comenzó la historia de amor con quien se convertiría en su marido y en el padre de su hija. “Ambos estábamos comprometidos con lo mismo”, explicó. “Nos conocimos en la lucha política. Estábamos convencidos de que había que cambiar la realidad si queríamos permanecer en Venezuela. Ese camino de lucha nos llevó por una historia que se convirtió en una historia de amor y nos trajo acá después de 7 años”.

Rosales también explicó cómo cambió su vida desde el 23 de enero.”Cambió radicalmente”, aseguró. “Durante mucho tiempo estuvimos en la política, pero nunca habíamos estado en el frente. Desde el 23 de enero todo cambió. El mundo empezó a conocernos. Empezamos a ver como la esperanza de la gente se retomó. Como cada quien vuelve a creer en si mismo. Como cada quien vuelve a sentir lo que sentíamos hace mucho tiempo y que lo habíamos perdido. Es una mezcla de emoción de esperanza, de emoción, alegría, esperanza. Y todos esos sentimientos los habíamos perdidos”.

Juan Guaido y su esposa Fabiana Rosales durante un acto en Caracas tras el regreso del presidente interino de una gira en el exterior (REUTERS/Ivan Alvarado)

Rosales también habló de la profunda crisis que atraviesa su país y dijo que lo que más le duele es “sin duda como se ha perdido la sonrisa”.

“Yo veo niños comiendo de la basura. Y un niño en estado de desnutrición es un niño que no sonríe. Ese es uno de nuestros mayores retos: devolverle a los niños la sonrisa, devolverles la esperanza”.

También habló sobre las dificultades de lidiar entre sus responsabilidades políticas y sus deberes como madre de Miranda Eugenia, se hija de dos años. Sin embargo, aseguró que la niña “ha asumido esto con muchísima madurez, nos sorprendió a todos”.

Rosales admitió que separarse de su hija para acompañar a Guaidó en su gira por Latinoamérica no fue fácil.

(Reuters)
(Reuters)

“Era la primera vez que me separaba de mi niña. Tenían que ser dos días y fueron dos semanas”, dijo. “Fue duro. Duro para ambas. Por primera vez estar lejos, vernos pocos minutos por videollamada. Para mi fue muy duro como mamá, para ella fue difícil como bebé. Pero lo asumió con una madurez, se quedaba muy tranquilita. Mi mamá me contaba que después se ponía un poco triste. Yo, en llanto cuando colgaba. Me hacía mucha falta abrazarla, despertarme con ella, dormir con ella”.

También habló sobre su fe y dijo se una mujer agradecida “por los nuevos días”. “Porque me despierto con mi esposo y mi hija a mi lado. Porque cuando salgo a la calle hoy la gente está llena de felicidad y esperanza. Doy gracias por la familia que tengo, la gente que me rodea, los mensajes que recibo”.

Guadió y Roales al salir de la celebración del miércoles de cenizas en la basílica de “San Pedro Apostol” de Caracas  (YURI CORTEZ / AFP)
Guadió y Roales al salir de la celebración del miércoles de cenizas en la basílica de “San Pedro Apostol” de Caracas  (YURI CORTEZ / AFP)

También explicó cómo apoya a su esposo en su lucha. “Todos avanzamos. Todos los días se logran pequeñas victorias. Se está construyendo algo muy grande. Él tiene mi total respaldo en cada paso que decide dar. Así lo he hecho y así lo seguiré haciendo. En los momentos más duros y más felices hemos estado juntos. Yo lo veo como una etapa más en la que vamos a enfrentar y superar como se debe y vamos a reconstruir”.

También dio detalles sobre la faceta más intima de Juan Guaidó y sobre su relación. “Con una mirada ya entiendo lo que quiere decir”, aseguró. “Siempre fue muy romántico. Muy detallista. Desde que nació nuestra hija se permite llorar. Se permite abrazar. Siempre me dice “chiqui”, yo le digo Juan”.

“Ni la edad, ni la distancia, ni nuestro estilo de vida, ni la lucha política nunca han sido una barrera entre nosotros”, aseguró.

Finalmente, consultada sobre qué le gustaría que su hija dijera de ella, dijo: “Que está muy orgullosa de su mamá y de su mamá. Y que sus papás construyeron y le dejaron la mejor herencia, que es un país libre”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Marco Rubio denunció los negociados de la dictadura de Nicolás Maduro con Irán, China, Rusia y Cuba

PDVSA declaró la emergencia marítima: le devuelven tanqueros por falta de pago y no tiene personal para recibirlos

Las desgarradoras fotos de la crisis venezolana que fueron expuestas en el Senado de EEUU