Lejos del tránsito, con wifi y aire acondicionado: las claves de la nueva lancha que une San Isidro con Puerto Madero

Es viernes y son las 6 de la tarde. Las obras del Paseo del Bajo detienen y desvían a un tránsito frenético. Bocinazos y esquinas improvisadas por bloques de cemento y conos anaranjados. De la multitud se desprenden peatones y ciclistas. Le escapan al caos. Es hora de regresar a casa y ya están en la zona de confort, a punto de escoger la vuelta, en lo que llaman “la mejor opción”.

Son tres lanchas pegadas a punto de zarpar. Todas saldrán de la ciudad de Buenos Aires y tendrán como fin el norte de la provincia de Buenos Aires. La más lejana, pero a la vez cercana, emprenderá el último viaje de la tarde con una parada en Nordelta y destino final en Tigre. La del medio parará en Tigre y finalizará en San Fernando.

Son tres embarcaciones que llegan hasta el norte de la provincia de Buenos Aires

La más cercana a la escalera de descenso comenzó su recorrido el pasado jueves. La misma comenzó a operar a las 7.40 desde San Isidro, con una parada en Olivos y llegada en Puerto Madero. La vuelta es al revés, respetando el mismo recorrido, a las 18.30.

Para los vecinos sanisidrenses que trabajan en el Centro, Microcentro o zonas aledañas, la elección es inmejorable. Además, la nueva embarcación descomprime la cantidad de pasajeros que escogían la lancha que culminaba el recorrido en Olivos. A partir de ahora, más de la mitad poseerá una mejor variante para retornar del trabajo.

Infobae fue parte de un viaje que comenzó a las 18.40 y culminó a las 19.50. En el medio, la lancha se detuvo en Olivos para el descenso de la mitad de los pasajeros. La parada no duró más de cinco minutos.

Las lanchas cuentan con wifi y un desayuno o una merienda
Las lanchas cuentan con wifi y un desayuno o una merienda

La empresa encargada de brindar ese servicio de charter fluvial es Sturla Viajes. La embarcación ofrece servicio de wifi, aire acondicionado y un café por tramo. La posibilidad de contar con internet durante el trayecto permite que las personas puedan utilizar sus dispositivos móviles desde la lancha y así interactuar en las redes sociales o a ir adelantando trabajo.

Tomás Chiarelli y Catalina Malone son pareja. Ambos descendieron con sus bicicletas y adoptaron esta nueva forma de cruzar el Río de la Plata para bajar gastos y tiempo.

“Nos tomábamos el tren y cuando dejó de llegar a Retiro tuvimos que buscar otra alternativa. Esta semana anduvo medio mal, la frecuencia no fue buena. Voy de San Isidro a Olivos y acá nos queda más cerca”, indicó Catalina.

Los pasajeros pueden trasladar sus bicicletas en las lanchas
Los pasajeros pueden trasladar sus bicicletas en las lanchas

“Los dos laburamos en el Centro. Cuando llegamos, agarramos la bici y pedaleamos. Acá tenemos la certeza de que sale. Viajás tranquilo y cómodo, está bueno”, agregó Tomás.

En cada muelle hay una boletería que ofrece diversas tarifas. Las mismas también se exhiben a través del sitio web. Cada tramo cuesta $200 si el ticket se compra a bordo o en mostrador, pero si el usuario está registrado en Sturla solo paga $126. Para acceder a este beneficio debe anotarse y cargar en su cuenta un mínimo de $700 en efectivo o $1.200 con tarjeta.

“Normalmente el viaje lo hacía desde Olivos al Centro y ahora que sale de San Isidro es espectacular. Es un cambio increíble. Antes iba en auto. En cuanto al tiempo, uno sabe que sale a las 7.40 y llega 8.40 a Puerto Madero. Trabajo a cuatro cuadras de donde desembarcamos y es fabuloso”, sostuvo el abogado Mauricio Mallach.

Quienes se registran o pagan el abono adquieren un notable descuento respecto de la tarifa normal
Quienes se registran o pagan el abono adquieren un notable descuento respecto de la tarifa normal

Mallach también indicó: “Si uno piensa en el peaje, más la nafta y lo que sufre manejando es un cambio notable. Yendo y viniendo a la misma hora no tardo menos de una hora y media. Esto, sumado a la tranquilidad y la atención, es muy bueno”.

El pasaje ida y vuelta en el día, en tanto, tiene un valor de $230 para pasajeros registrados, pero sin devolución. Y el abono mensual de 44 viajes se comercializa a $3.900, por lo que boleto se reduce a $89 por tramo. A partir de los 3 años, el pasajero abona el boleto entero.

Quienes poseen abono, sólo deben llegar, decir su apellido y subir a bordo. La opción de estar registrados sirve para disminuir el valor original por tramo o para utilizar el beneficio de ir y volver en el mismo día.

“Es un servicio que utilizo habitualmente, desde hace años, cuando los trenes andaban mal. Siempre vengo con la bici porque te la dejan subir. Iba hasta Olivos y de ahí al Centro. Me cambiaba y a laburar. En tiempo la verdad que se tarda un poquito más por la logística de cambiarme y todo eso pero el viaje es mucho más placentero“, dijo Juan Manuel Sampietro, también otro abogado a bordo.

El viaje es de una hora y tiene paradas en Olivos, San Fernando y Nordelta
El viaje es de una hora y tiene paradas en Olivos, San Fernando y Nordelta

“El costo, si estás registrado, es medianamente accesible. Para mí fue una gran solución. Me cambió el humor. Pasé de ir todos los días en tren y no saber si llegaba a todos los compromisos y demás, a tener un horario que rara vez se cancela”, afirmó Sampietro.

La lancha, además de acortar el trayecto de aquellos que viven en San Isidro y trabajan en la ciudad de Buenos Aires en más de media hora, les permite a los pasajeros la posibilidad de viajar con sus bicicletas y dirigirse a través de ellas al trabajo.

En San Isidro, el muelle se construyó especialmente para que pueda llevarse a cabo este nuevo recorrido. Ubicado en Roque Sáenz Peña y el Río de la Plata, posee una playa de estacionamiento. Aquellos que deseen viajar en estas lanchas deberán dejar su auto, moto o bicicleta sobre Roque Sáenz Peña y cruzar un puente peatonal para acceder al desembarcadero flotante donde los esperará la embarcación.

Los servicios de colectivos aún no llegan hasta el lugar sino que paran a unas cuatro cuadras. La intención es que en un futuro se acerquen más al embarcadero.

Seguí leyendo:

A trabajar en lancha: un nuevo servicio de charter fluvial une San Isidro con Puerto Madero