“Space Mobility”: cómo será el vehículo para investigaciones espaciales que desarrollará Toyota

La agencia aeroespacial japonesa Jaxa firmó un acuerdo con Toyota para la exploración fuera del planeta tierra

La carrera espacial llegó a las automotrices, y la agencia aeroespacial japonesa Jaxa anunció que firmó un acuerdo para la exploración fuera del planeta Tierra con su compatriota Toyota. Dicha alianza establece el desarrollo de un vehículo tripulado, que por el momento es denominado Space Mobility.

El Space Mobility tendrá un sistema de propulsión ecológica ya que usaría pila de combustible de hidrógeno, o sea una tecnología que en Toyota ya utilizan en el modelo Mirai. Su objetivo es ser un medio de transporte en misiones por el espacio.

El Space Mobility tendrá un sistema de propulsión ecológica a base de pila de combustible de hidrógeno
El Space Mobility tendrá un sistema de propulsión ecológica a base de pila de combustible de hidrógeno

Según el vicepresidente de Jaxa, Koichi Wakata, la exploración lunar tendrá lugar en la década de 2030, y serán necesarios vehículos como el prototipo que han presentado en forma virtual. Tiene que estar presurizado dado que tendrá conductor a diferencia de los rover -vehículos de exploración espacial- que son dirigidos de modo remoto.

El directivo explicó que: “La gravedad en la luna es un sexto de la de la Tierra, y su superficie tiene un terreno complejo con cráteres, acantilados y colinas. Además, está expuesta a la radiación y a condiciones de temperatura mucho más duras que en la Tierra. Para una amplia exploración humana un ‘rover’ presurizado que pueda viajar más de 10.000 kilómetros en este tipo de entorno es una necesidad”.

El vehículo espacial buscará tener una autonomía de más de 10.000 kilómetros
El vehículo espacial buscará tener una autonomía de más de 10.000 kilómetros

El vehículo está en fase de desarrollo, pero se publicaron algunas especificaciones. Tendría 6 metros de largo, 5,2 metros de ancho y 3,8 metros de altura. En su interior podrían ir dos persona cómodamente y cuatro en caso de emergencia. Pero el desafío más importante es poder crear celdas de combustible que puedan soportar los duros entornos de la Luna y la difícil tarea de generar una autonomía de más de 10.000 kilómetros.

El objetivo de Toyota es lanzar un vehículo de este tipo al espacio en 2029, y aunque se puede ver al rover de Toyota en un paisaje lunar, esta alianza tiene objetivos más lejanos como la investigación en Marte.