El gobierno de los Estados Unidos entregó documentos desclasificados sobre la dictadura argentina entre los años 1975 y 1983

David Ferreiro, archivista nacional de los Estados Unidos, le entregó en mano al ministro Germán Garavano una caja blanca con seis CDs

(Desde Washington) Germán Garavano no dudó en calificar el hecho como «histórico». En un acto formal, el ministro de Justicia y Derechos Humanos recibió esta mañana en la capital norteamericana cerca de 43.000 páginas de archivos desclasificados de la última dictadura. Con algunas particularidades relevantes: los documentos de las agencias de seguridad, inteligencia y otras áreas del gobierno estadounidense que ahora se hacen públicos cubren el período que va de 1975 en adelante, es decir desde un año antes del golpe militar, cuando todavía gobernaba Isabel Perón, y a diferencia de anteriores materiales desclasificados, casi no contienen tachaduras.

David Ferreiro, archivista nacional de los Estados Unidos, le entregó en mano al ministro una caja blanca con seis CDs con todo el contenido de los archivos, un 97% sin ningún tipo de censura, un porcentaje considerado muy elevado. Lo que permanece secreto, se destacó, está relacionado con otros países. «Este proyecto es fundamental, atravesó dos administraciones, involucró 30.000 horas de trabajo por parte 320 personas«, dijo el funcionario estadounidense.

Los seis CDs con todo el contenido de los archivos, un 97% sin ningún tipo de censura, son cerca de 43.000 páginas de información
Los seis CDs con todo el contenido de los archivos, un 97% sin ningún tipo de censura, son cerca de 43.000 páginas de información

Ferreiro leyó a continuación un mensaje del presidente Donald Trump dirigido a Mauricio Macri en el que resaltó la coincidencia entre ambos gobiernos en la defensa de la verdad, la transparencia y la democracia. «Es mi esperanza que esta desclasificación ayude a los argentinos en el proceso de sanar sus heridas«, transmitió el mandatario norteamericano.

Se trata de la última y más importante tanda de documentos secretos, provenientes de 16 agencias del gobierno de los Estados Unidos, incluidas la CIA y el FBI, lo que pone punto final a un proceso que llevó largos años de gestiones de parte del gobierno argentino y los organismos de derechos humanos. Las anteriores entregas se hicieron en agosto y diciembre de 2016 y la tercera en abril de 2017, como parte de un proceso de apertura del secreto iniciado durante la presidencia de Barack Obama.

El presidente Mauricio Macri había anunciado la nueva entrega de archivos el pasado 24 de marzo, Día de la Memoria, cuando destacó además que los documentos «serán fundamentales para que la Justicia pueda avanzar en causas del pasado, aún pendientes, de una de las épocas más oscuras de la historia argentina».

Visiblemente emocionado, Garavano retomó esas palabras y afirmó en la sede de la Administración de Archivos Nacionales que esta apertura de archivos «va a permitir hacer justicia» después de tantos años.

«Es muy importante para la Argentina aprender del pasado y no repetir los errores«, dijo el ministro de Justicia. «Este es el resultado del esfuerzo de mucha gente«, agregó, y destacó especialmente la tarea «incansable» de las organizaciones de derechos humanos argentinas que durante años impulsaron el proceso y sostuvieron sus pedidos de desclasificación.

La carta que Trump le envió a Macri sobre los archivos desclasificados
La carta que Trump le envió a Macri sobre los archivos desclasificados

El pedido original de levantar el secreto sobre este material que puede echar luz sobre los años de la represión militar había provenido de los organismos de derechos humanos argentinos, entre ellos el CELS y las Abuelas de Plaza de Mayo. Hoy, sin embargo, no hubo representantes de esas organizaciones en el acto.

«El Proyecto de Desclasificación – Argentina, la mayor entrega de documentos desclasificados ocurrida entre gobiernos en la historia de los Estados Unidos, refleja el compromiso histórico del gobierno de los Estados Unidos con la transparencia, la responsabilidad y los derechos humanos. A medida que las familias de las víctimas continúan su búsqueda por la verdad y la justicia, la desclasificación de estos documentos ayuda a enfrentar el pasado con honestidad y transparencia. Estos registros han apoyado los esfuerzos de Argentina para llevar a la justicia a los responsables de abusos contra los derechos humanos», explicó la embajada en Buenos Aires.

Se inició en el 2000 con una promesa a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo para ayudar a esclarecer casos de abusos de derechos humanos y abarcó casi 20 años y cuatro presidencias. Hasta el momento, el gobierno de los Estados Unidos ha entregado aproximadamente 6.000 documentos relacionados con personas desaparecidas durante el gobierno militar en Argentina. En la entrega final de hoy se suman más de 5.600 nuevos documentos que incluyen 2.100 del Departamento de Estado. El Proyecto de Desclasificación – Argentina ha producido como resultado la entrega de cerca de 50.000 páginas de documentos.

El archivista de los Estados Unidos David Ferriero junto a Garavano; el secretario adjunto interino de la Oficina de Administración John Dinkelman; y el vicesecretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental Kevin O’Reilly
El archivista de los Estados Unidos David Ferriero junto a Garavano; el secretario adjunto interino de la Oficina de Administración John Dinkelman; y el vicesecretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental Kevin O’Reilly

«Por lo que sabemos, la información es muy detallada. Muchas causas ya concluyeron y hubo condenas, pero en otras estos documentos pueden agilizar procesos y convertirse en prueba para los juicios pendientes», completó el ministro argentino.

Las cajas con los archivos van a llegar a la Argentina la semana que viene, por valija diplomática. Luego se hará una entrega formal al Archivo General de la Memoria, que funciona en la ex ESMA, donde estarán disponibles.