Capcom Home Arcade: el logo de la compañía es ahora también una consola arcade

Ni las predicciones más locas nos podían preparar para lo que Capcom ha enseñado hoy. Nada menos que la Capcom Home Arcade, un dispositivo con la forma del logotipo de la compañía (!) que servirá para jugar hasta a 16 juegos preinstalados.

Lo aparatoso de su diseño, que llama inevitablemente la atención por lo que representa pero también por su aparente gran tamaño en comparación con las consolas “mini” a los que nos tenían acostumbrados otras compañías, permite que incorpore dos sticks de marca Sanwa, habilitando de base el multijugador local, y hasta 8 botones por cada jugador. 

La consola incluye, además de esto, conexión wi-fi con la que acceder a distintas tablas de clasificaciones, un puerto USB, otro HDMI para conectar directamente a la tele y una entrada de corriente.

En cuanto a lista de juegos que vendrán ya instalados en la consola harán acto de presencia, , tal y como podemos comprobar en el propio anuncio, títulos tan icónicos como Street Fighter™ II Turbo: Hyper Fighting, Final Fight o Strider. Aquí os dejamos una imagen con todos los juegos includos:

Sin Titulo 3

Aclarar que la emulación de dichas ROMs, tal y como han detallado sus responsables, será “proporcionada en exclusiva por la firma FB Alpha“; algo que según dicen ofrecerá “una experiencia de juego arcade auténtica y precisa”.

Este peculiar dispositivo saldrá a la venta el 25 de octubre de este mismo año, y si queréis haceros con una podéis reservarla ya en la tienda oficial de Capcom a un precio de 229.99 euros.

También te recomendamos


Estas son todas las muertes que habrías sufrido sin tecnología


El Palacio Sangriento de Devil May Cry 5 abrirá sus puertas el 1 de abril mediante una actualización gratuita


La Comisión Europea sanciona a Valve y a otras cinco empresas por el bloqueo geográfico de juegos (actualizado)


La noticia

Capcom Home Arcade: el logo de la compañía es ahora también una consola arcade

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Diego Pazos

.