El Banco Central envía señales de fortaleza para bajar al dólar, pero resta esperar cómo las interpreta el mercado

Banco Central (NA)

Los exportadores estuvieron cautos y las grandes manos compradoras, presentes. Así se puede definir la rueda que significó una resurrección del dólar. Por supuesto, el índice de precios de 4,7% de marzo, sorprendió a todos, pero no incidió en esta rueda que cierra a las 15.00. El dato de inflación se conoció una hora después: cabe recordar que los más pesimistas estimaban la suba del costo de vida en 4,2 por ciento.

Los exportadores, por las dudas, se cubrieron y no vendieron más que lo necesario porque todavía falta otro trago amargo. En la rueda del miércoles, además del índice de marzo que se conoció después del cierre del mercado cambiario, los inversores tendrán en sus manos lo que resta pagar del vencimiento de los bonos del Tesoro a tasa fija que vencen en 2023 y 2026 que cortaron cupón. Una parte se pagó con un anticipo de 24 horas porque los mayores tenedores son fondos del exterior y el resto se pagará el miércoles.

El dólar mayorista tuvo pocos retrocesos, pero grandes oscilaciones a lo largo del día que lo llevaron a tocar un máximo de $42,45 y un piso de  42,17 pesos. La divisa cerró cerca de los máximos a $42,40 lo que representa un aumento de 76 centavos (+1,82%) y una nueva preocupación para el Gobierno porque, esta alza junto a una mayor inflación, desalientan a los plazos fijos y aleja la posibilidad de bajar las tasas para acompañar al mini plan de Gobierno de mejorar el consumo. “La dolarización de las carteras toma impulso. El dólar estaba al acecho”, señaló un operador. Y razón no le faltó porque el alza se produjo con un importante monto de negocios de USD 740 millones.

Los exportadores también piensan en esos números antes de liquidar sus posiciones porque tienen que igualar o ganar a la inflación y ven que todas las tasas de interés que se pagan en los bancos, aún a los grandes inversores están por debajo del costo de vida de marzo. Fue otro mes de pérdida ante el dólar y la inflación.

El Banco Central con su subasta de USD 60 millones en dos tramos de 30 millones cada uno, fue una fuente subsidio para los compradores ya que el promedio de venta fue de $42,22, 23 centavos por debajo del precio de cierre. En cada una de las subastas, unos minutos antes el mercado se detuvo esperando el resultado. Retrocedía al conocerse el dato, pero luego tomaba impulso para subir. En un intento de presionar a la baja, en la segunda subasta los dólares se ofrecieron a menos pecio que en la primera.

En bancos y casas de cambio donde se opera el dólar al público, la divisa subió 73 centavos (+1,71%) a $ 43,38. El “blue” creció nada menos que 2,16% a 42,60 pesos. Que la plaza marginal tenga semejante salto es una mala señal para el mercado único de cambios porque indica que hay demanda de varios sectores.

Los exportadores también piensan en esos números antes de liquidar sus posiciones porque tienen que igualar o ganar a la inflación y ven que todas las tasas de interés que se pagan en los bancos, aún a los grandes inversores están por debajo del costo de vida de marzo

El Central anunció que congelará la banda de flotación cambiaria hasta fin de año para darle previsibilidad al dólar, a las tasas para bajar la inflación. El mercado vio en este cambio de reglas, muestras de debilidad y no de fortaleza. Los inversores leyeron el mensaje como: “Si siguen comprando dólares vamos a intervenir antes de lo que esperaban”.

Las Letras de Liquidez (Leliq) mostraron la impotencia para reducir las tasas. Se colocaron $216.773 millones a 66,79% anual, apenas 0,06 puntos inferior a la del día anterior. El dato positivo es que quitó de circulación alrededor de $6 mil millones, una suma poco importante para desalentar a los compradores de dólares.

El riesgo país, retomó el alza después de la pausa del lunes. Creció 0,25% a 810 puntos básicos. Esto es porque el Bonar 2024, el bono de referencia de la deuda, subió algo menos que el dólar billete.

Las reservas perdieron USD 95 millones y quedaron en 76.792 millones. La caída del oro de casi 1% hizo que se devaluaran en USD 44 millones. Además, se pagaron 35 millones a organismos internacionales y 1 millón a Brasil.

La Bolsa tuvo otro día positivo. Con negocios elevados por $1.007
millones, el S&P Merval, el indicador de las líderes, aumentó 1,72 por ciento. Lo más destacado fue Cablevisión Holding (+7,50%) y Central Puerto (+4,96%). Grupo Financiero Valores (+4,22%), acumuló su segunda suba importante consecutiva.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

En Wall Street, los ADR’s argentinos, certificados de tenencia de acciones, tuvieron una rueda mixta donde las alzas y las bajas se repartieron el tablero. Grupo Financiero Galicia (-2,79%) fue el que más cayó y Despegar (+2,99) el de mejor comportamiento.

Para hoy se espera otra rueda intensa en la pulseada entre el dólar y el peso. No se descarta que el Banco Central siga interviniendo en los plazos más cortos del mercado de futuros como lo hizo el martes, aunque el margen de operación que tiene es más acotado porque está cerca de agotar el cupo que le autorizó el FMI.

Seguí leyendo:

El FMI apoyó los cambios del Central, pero advirtió que bajar la inflación sigue siendo un “desafío difícil” para el Gobierno

A EEUU e Inglaterra les tomó 7 años acumular la inflación que Argentina sumó en apenas tres meses de 2019