“Vivimos con temor a una represalia”, dijo el hermano del hombre que mató a un delincuente en Longchamps

Oscar es hermano de Claudio, el hombre que mató a un delincuente e hirió a otro en una entradera en Longchamps

Oscar, el hermano del hombre que mató a un delincuente e hirió a otro en una entradera en Longchams ayer por la mañana, admitió que su familia vive con miedo “por temor a que haya una represalia”.

El hombre, que es el padre del joven al que su hermano Claudio intentó defender de los ladrones, teme por la integridad de su mujer, sus hijos y sus sobrinos cuando ya no tengan custodia policial. “No sabemos cómo va reaccionar el entorno del chico que murió o del que escapó”, señaló preocupado.

“Voy a hablar con el fiscal para ver cómo nos va a cuidar. No nos vamos a ir a ningún lado porque somos trabajadores. No podemos ir y comprar una casa en otro lado o ir a alquilar. Vivo acá hace 45 años. Yo no voy a dejar mi casa”, remarcó con firmeza.

Si bien el fiscal Pablo Rossi, de la UFI N° 1 de Lomas de Zamora, dispuso la liberación de Claudio al entender que actuó en “legítima defensa”, el “justiciero de Longchamps” sí tuvo que abandonar su hogar por miedo. “Mi hermano se tuvo que ir con sus hijos, con los más chicos -que tiene 9, 7 y 4 años, y con mi sobrina de 18”, contó Oscar.

(Infobae)

Mientras la investigación sigue en curso, dijo que aportará a una nueva testigo para que declare en la causa. Se trata de una vecina que viven enfrente de su casa y que vio cómo sucedieron los hechos. “Lo que no está en la cámara es que a mi hermano le tiran, él se agacha y después le dispara a los delincuentes”, aseveró.

El hombre explicó que su hermano decidió comprar una arma 17 años atrás cuando sufrió un robo: “Aprendió a tirar y tiene todo en regla, él defendió a mi hijo. Se compró el arma para defensa personal”.

Consultado acerca del estado de ánimo de Claudio, dijo que estaba muy triste por lo sucedido: “A mi hermano no le gusta haber matado a alguien, por más que sea un ladrón”.

Durante la entrevista concedida a TN, Oscar dijo que conoce a la familia del ladrón herido porque viven a 25 cuadras de su hogar y que la mamá se acercó hasta su casa para que perdone a su hijo. “Me pidió disculpas por lo que había hecho. Ella pensaba que su hijo no andaba en esas cosas hasta que pasó esto”, remarcó.

Así quedó abatido uno de los ladrones tras la entradera
Así quedó abatido uno de los ladrones tras la entradera

El hecho ocurrió este jueves por la mañana, cerca de las 6, cuando el sobrino del acusado, de 27 años, llegó a su domicilio ubicado en la calle Roberto Payró al 700 acompañado de su pareja, quien está embarazada de seis meses. Cerraron la reja del frente pero no llegaron a entrar a la casa cuando en ese momento ambos fueron abordados por tres ladrones, al menos uno de ellos armado. La casa tiene dos plantas: arriba viven Ezequiel con su pareja. Abajo, Claudio, que trabaja en el rubro de colocación de pisos de parquet, junto a Camila, su hija de 18 años.

En medio del robo, el delincuente que portaba un arma les dispara a Ezequiel y a su mujer, que terminan cediendo sus pertenencias y las llaves del auto que recién habían estacionado, un Chevrolet Onix gris.

Uno de los delincuentes resultó herido
Uno de los delincuentes resultó herido

El robo quedó registrado por una cámara de seguridad de la casa. También la reacción de Claudio Ramón P., que tras escuchar la detonación, sale de la vivienda superior, baja por la escalera y les dispara con un arma 9 milímetros marca Taurus a los delincuentes que intentaban escaparse.

Producto de ello, uno de los delincuentes, un menor de edad de 17 años oriundo de Glew con antecedentes por robo con arma de fuego, murió. Un segundo quedó detenido y fue identificado como Patricio Ariel González, de 18 años, con domicilio en Longchamps, investigado en una causa por robo y amenazas. Vive a tres cuadras de la casa de Claudio. El tercer cómplice todavía continúa prófugo.

SEGUÍ LEYENDO:

Robaron una farmacia, huyeron y se escondieron en un cementerio lleno de policías