En la vigilia electoral, Macri no hizo nada de política y se dedicó a descansar con su familia y amigos

Vigilia electoral: Mauricio Macri con su hija Antonia en la quinta Los Abrojos (Juntos por el Cambio)

En la vigilia de una votación nacional en la que se juega la reelección presidencial, Mauricio Macri quiso distenderse dejando momentáneamente de lado las presiones políticas y se dedicó a la vida con la familia y sus amigos.

Anoche mismo llegó a la quinta Los Abrojos, con su esposa, Juliana Awada, y la hija de ambos. Hoy se levantó temprano y casi no tomó contacto con su equipo de Gobierno, porque prefirió caminar por el parque con Antonia y descansar, guardando energías para el domingo, que supone será una larga jornada que se extenderá hasta el lunes, con la repercusión en los mercados del resultado electoral, cualquiera sea éste.

Al mediodía, Macri almorzó con su esposa, Juliana Awada, Antonia y Valentina Barbier, la hija de la Primera Dama con su anterior marido, Bruno Barbier.

Luego, el Presidente se aprestaba a jugar un partido de fútbol con algunos amigos que empezaron a llegar después del almuerzo a la casa de Villa de Mayo, el country de Malvinas Argentinas.

EN DESARROLLO