Fotografía de espíritus: las aterradoras imágenes con fantasmas de finales del siglo XIX

Un espiritu abraza a un hombre que fue retratado. (Foto: History Channel)

En su momento causaron revuelo, también mucho terror entre quienes las observaban. La fotografía de espíritus tuvo como principal finalidad capturar imágenes de fantasmas y otras entidades espirituales. Este estilo de fotos estuvo de moda entre familias pudientes a finales del siglo XIX en Estados Unidos.

Mary Todd Lincoln junto al supuesto fantasma de su esposo, el ex presidente estadounidense Abraham Lincoln.
Mary Todd Lincoln junto al supuesto fantasma de su esposo, el ex presidente estadounidense Abraham Lincoln.

Se cree que apareció en la década de 1860, cuando aún Estados Unidos intentaba recuperarse de la sangrienta Guerra Civil donde más de 620 mil personas murieron. Las personas que guardaban un luto profundo por la pérdida de sus seres queridos se sentían atraídas al intentar tener algún tipo de conexión, así sea fugaz, con las almas de sus familiares. Y al parecer con la fotografía podían encontrarse con ese o esa que ya no estaba, informó History Channel en su cuenta de Instagram.

Una mujer junto al espíritu de una niña.
Una mujer junto al espíritu de una niña.

El precursor de este estilo fue el William Mumler, a quien se le catalogó como fotógrafo de espíritus. Según algunos historiadores, su primera fotografía en la que apareció un fantasma fue de forma accidental: se hizo un autorretrato y cuando los reveló el espíritu de su primo muerto estaba allí en la imagen.

A partir de ese momento dejó su trabajo como grabador para dedicarse de lleno sacar retratos a personas y sus espíritus. Sus dos fotografías más famosas son la de Mary Todd Lincoln con el fantasma de su esposo, el ex presidente Abraham Lincoln, y la del Maestro Herrod, un reconocido médium, quien aparecía en la imagen con sus supuestas tres guías espirituales.

El negocio de Mumler y de otros fotógrafos que siguieron su camino atrajo a muchas personas, incluido a los escépticos. También fueron señalados de impostores, ya que se sabía que manipular imágenes era una parte conocida del arte fotográfico. Las exposiciones dobles y negativos superpuestos podían crear los efectos de la fotografía espiritual.

Algunos de los críticos afirmaban que Mumler se aprovechada del dolor de las personas que habían perdido a su ser querido para hacerles creer que su fantasma o espíritu estaba presente con ellos al momento de ser retratados. Incluso se lo acusó de entrar a la casa de las personas y robar las fotos de los familiares fallecidos para luego hacer el supuesto montaje.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El escalofriante vídeo del «fantasma» que aterroriza a una escuela irlandesa

El fantasma de la “Japónificación”: los inversores temen que la deflación y el estancamiento se extiendan por todo el mundo