Sebastián Piñera firmó el decreto que levanta el Estado de Emergencia en Chile a partir de esta medianoche

Chilean President Sebastian Pinera addresses the nation in Santiago, on October 26, 2019. – A nighttime curfew in the Chilean capital Santiago was lifted by the military on Saturday after a week of deadly demonstrations demanding economic reforms and the resignation of President Sebastian Pinera. (Photo by Pedro Lopez / AFP) (PEDRO LOPEZ/)

El presidente Sebastián Piñera anunció este domingo que levantará a partir de esta medianoche el estado de emergencia en todas las regiones de Chile donde fue decretado para hacer frente a las masivas protestas sociales.

En un mensaje en la cuenta de Twitter de la Presidencia de Chile, se anunció que el presidente Piñera “ha firmado los decretos requeridos para que, a partir de las 00H00 de este lunes 28 de octubre (03H00 GMT), se levante el estado de emergencia en todas las regiones y comunas en las que se había establecido”.

El presidente firmó este domingo los decretos necesarios para levantar el estado de emergencia que rige en varias regiones de país y de esta manera sacar a los militares de las calles después de más de una semana al cargo del orden público, confirmó Presidencia.

Con esta decisión, el mandatario cumplió con el anuncio realizado en la víspera en el que indicó que era su intención que para el inicio de la próxima semana los militares dejaran de estar al cargo de la seguridad nacional.

Piñera decretó el estado de emergencia, por primera vez desde que volvió la democracia tras la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), en Santiago durante la noche del viernes de la semana pasada, día en el que explotaron las protestas en Chile en forma de manifestaciones, disturbios, incendios y saqueos.

(Reuters)
(Reuters)

La decisión obedeció, según explicó el presidente, a la necesidad de restablecer un orden público que se vio sacudido en la capital y que se extendió por todo el país.

Las protestas, que han dejado ya al menos 19 fallecidos, entre ellos seis ciudadanos extranjeros, se reprodujeron desde Santiago al resto de Chile tras el alza en el precio del pasaje del Metro capitalino, la gota que colmó el vaso de la paciencia ciudadana frente la desigualdad y la injusticia social.

En el momento más álgido del despliegue militar, todas las regiones, a excepción de la austral Aysen, tenían alguna ciudad, provincia o la región completa con destacamentos de las Fuerzas Armadas en las calles.

La presencia de los militares, que posteriormente se acompañó con toques de queda que ya fueron levantados, provocó un rechazo social y recordó por primera vez en casi 30 años los años más oscuros de la dictadura.

El rechazo a la presencia de soldados fue constante durante los diez días que durán por el momento las protestas.

El balance desde que estallaron las protestas en la noche del 18 de octubre deja más de un millar de heridos, casi la mitad por impactos de armas de fuego (bombas lacrimógenas, balines de goma o disparos de bala) y más de 3.000 detenidos, según las cifras del Instituto Nacional de Derechos Humanos, un organismo público pero independiente que monitorea las protestas.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El apoyo a Piñera se desplomó hasta un mínimo histórico del 14 por ciento tras las protestas