Cómo quedará conformado el Consejo de la Magistratura con el que deberá convivir Alberto Fernández

El Consejo de la Magistratura de la Nación (Matias Baglietto/)

Todos las miradas estuvieron puestas en como se definían intendencias, el Congreso Nacional y, por supuesto, la Presidencia. Pero las elecciones del domingo también tuvieron impacto directo y movieron las sillas del Consejo de la Magistratura de la Nación, el órgano judiciales encargado de investigar y seleccionar a los jueces nacionales.

El resultado de ayer dejó algunas certezas: algunos de los miembros del Consejo no continuarán porque perdieron sus cargos de legisladores y otros sí porque los renovaron. Pero también incógnitas: quiénes llegarán según el reperfilamiento que tomen los bloques políticos en el Senado y Diputados. Y por lo tanto cómo será el Consejo durante el gobierno de Alberto Fernández.

El Consejo tiene la facultad de investigar y mandar a juicio político por mal desempeño a los jueces nacionales y federales. En campaña, Fernández dijo que varios magistrados de Comodoro Py iban a tener que dar explicaciones por sus fallos sobre prisiones preventivas y sobre los procesamientos de Cristina Kirchner, electa vicespresidenta de la Nación y que tiene juicios en cinco de los ocho Tribunales Orales Federales.

El Consejo tiene 13 miembros: tres jueces, dos abogados, tres senadores, tres diputados, un representante del Poder Ejecutivo y uno del sector de las universidades. Seis de ellos continuarán: los magistrados Alberto Lugones, Ricardo Recondo y Juan Manuel Culotta; los abogados Juan Pablo Más Vélez y Marina Sánchez Herrero; y el representante del sector académico, Diego Molea. Todos tienen mandato por tres años más y esa continuidad no fue afectada por las elecciones.

Pero eso cambia para los miembros de la política. Con el triunfo de Fernández hay una modificación obligada: el representante del gobierno. Saldrá Juan Mahiques (estuvo los cuatros años de Mauricio Macri, hoy asume como Fiscal General de la ciudad de Buenos Aires y hasta el 10 de diciembre será reemplazado por Facundo Bargalló, su jefe de Gabinete en el Ministerio de Justicia) y la nueva administración deberá designar uno nuevo. Tres fuentes del Consejo le dijeron a Infobae que un nombre que suena es el de Gerónimo Ustarroz, primo, hermano de crianza y asesor en el Consejo del diputado del Frente para la Victoria Eduardo “Wado” de Pedro.

Eduardo "Wado" de Pedro
Eduardo “Wado” de Pedro

Las elecciones también dejaron otros cambios obligados. La senadora Ada Iturrez de Cappellini no logró renovar su banca por Santiago del Estero y en diciembre vence su mandato. Para continuar en el Consejo, un senador o un diputado deben mantener ese estatus porque fueron nombrados por ese cargo. La senadora radical Olga Brizuela y Doria se imponía el domingo -en una votación pareja- como intendenta de la ciudad de La Rioja. Por lo que a fin de año dejaría de ser legisladora y también consejera.

Iturrez de Cappellini tiene como suplente al senador Guillermo Snopek y Brizuela y Doria a Laura Rodríguez Machado, del PRO de Córdoba. Los bloques parlamentarios -los encargados de nombrar a sus representantes el Consejo- podrían avalar la designación como titulares de esos suplentes o nombrar nuevos. Todo dependerá de cómo se acomoden los bloques. Un hombre del Consejo que conoce el entramado político del Senado le dijo a Infobae: “Iturrez de Cappellini fue nombrada en un acuerdo entre el bloque del Peronismo Federal y el de los santigueños. Quedó afuera el kirchnerismo. Pero el Peronismo Federal y el kirchnerismo se unieron para las elecciones y ahora el sector de Cristina Kirchner tiene otro peso y podría querer tener su representante. Será una discusión con los gobernadores”. El senador Snopek es un dirigente de años en el peronismo jujeño.

El tercer integrante del Senado en el Consejo es el peronista Mario Pais.

Con los miembros de Diputados para lo mismo. Las elecciones despejaron una incógnita. Pablo Tonelli renovó su banca como diputado -por los resultados de las PASO estaba en duda y su mandato vence a fin de año- y continuará en el Consejo. Otro consejero diputado es de Pedro. Pero su nombre suena en firme para integrar el Gabinete de Alberto Fernández. En ese caso dejaría el Consejo y su suplente es Vanesa Siley, una dirigente judicial. La tercera representante es Graciela Camaño, que renovó la banca legislativa que vence en diciembre.

Graciela Camaño (Julieta Ferrario)
Graciela Camaño (Julieta Ferrario) ((Julieta Ferrario)/)

Pero con Camaño ocurre lo mismo que con Iturrez de Cappellini. Llegó al Consejo en un acuerdo del bloque de Sergio Massa, que integraba, con el del Frente para la Victoria. Pero en las elecciones Camaño rompió con Massa y se fue a Consenso Federal donde está ahora. ¿El Peronismo reclamará ese lugar? Dependerá de las alianzas políticas. Otra duda que plantea un consejero es ¿si el radicalismo del Senado pierde su lugar en manos del PRO, reclamará el lugar de Tonelli por Diputados para mantener el equilibrio de esa alianza? Todo está por verse cuando asuma el nuevo Congreso en diciembre.

Otro punto importante es cómo se eligen los representantes del Parlamento. Históricamente el bloque mayoritario designada a dos representantes en el Consejo y la primera minoría al tercero. Pero eso se rompió cuando se impuso la lógica que el que junta más firmas entre distintos bloques se lleva los dos consejeros. Así, en 2015 el PRO le sacó una banca al kirchnerismo y el año pasado el Peronismo al PRO. Es una carrera por la busca de firmas pero como contrapartida tiene el pedido de lugares.

Pablo Tonelli (Adrián Escandar)
Pablo Tonelli (Adrián Escandar)

Pero más allá de los nombres, en el Consejo ya están haciendo números sobre quién tendrá la mayoría. Como está hoy el mapa será para el peronismo. Tendrá al representante del Gobierno, a dos senadores, a dos diputados y como aliados a Molea y Lugones, que ya estuvieron en sintonía este año. Así, son siete. En el otro bloque son seis: senador y diputado de la oposición, los dos abogados que llegaron del radicalismo y el PRO, y los jueces Recondo y Culotta, que actuaron con el macrismo.

Sin embargo, el nuevo Gobierno necesitará ir en busca de aliados. Es porque para enviar a juicio político a un juez o aprobar un terna de candidatos para cargos vacantes se necesitan nueve votos sobre los 13 consejeros. Las alianzas serán inevitables. “Dependiendo el tema puede ir a buscarlos a cualquier sector”, le dijo a Infobae uno de los consejeros que seguirá después de diciembre. Todo está abierto.

El mapa de poder del Consejo se comenzará a ver en la elección de sus autoridades: presidente, vice y los titulares de sus cuatro comisiones, sobre todo Disciplina y Acusación y Selección. Está prevista para el 20 de noviembre pero todo indica que se aplazará hasta diciembre a la espera de sus nuevos integrantes.

Las elecciones del domingo cambiaron al Presidente de la Nación, intendencias y reconfiguraron el Congreso. También el Consejo que ya piensa en la nueva etapa.