Proyectan para la región núcleo una caída del 7% de la siembra de maíz

En plena campaña agrícola 2019-2020, proyectan para la zona núcleo una caída de la siembra de maíz.

Tanto el trigo como el maíz, fueron cultivos que recuperaron superficie de siembra, producción y exportaciones a partir de las medidas que adoptó el gobierno de Cambiemos. Desde diciembre de 2015 y hasta hoy, se desarrolló una agricultura más sustentable a partir de la rotación de cultivos.

Pero este año el panorama se complicó por la incertidumbre económica y política, y además por los efectos de la falta de precipitaciones que se profundizaron en septiembre y octubre pasado.

En su informe semanal, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) anunció que la siembra de maíz de la presente campaña en la región núcleo caerá un 7% en relación al ciclo anterior, y alcanzará las 1.300.000 hectáreas.

Al respecto, los especialistas aseguraron, “hay alerta por el riesgo ambiental y económico que implica dejar de sembrar gramíneas, ya que rotar con maíz y trigo es la forma más eficiente de producir cuidando el medio ambiente, y además baja la presión de malezas y enfermedades y el riesgo de inundaciones. Los rindes siempre son más estables y altos en campos bien rotados”.

Recordemos que hasta las elecciones PASO, las proyecciones de siembra para la zona núcleo señalaban un crecimiento de la superficie del 10% en relación a la campaña anterior.

A nivel nacional, y según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, hasta el momento se sembró el 42,7% del área proyectada en 6.400.000 hectáreas. Se avanzó en los últimos días con los lotes en Buenos Aires y Córdoba.

Soja y trigo

Por otro lado, la siembra de la soja de primera en la zona núcleo ya alcanzó el 45% del área. Hubo esta semana un freno en la misma por las precipitaciones que dejaron entre 30 y 50 milímetros, donde Ramallo fue el distrito más beneficiado con 78,6 milímetros.

“Los primeros cuadros sembrados están emergiendo en muy buen estado. Las malezas acechan, sobre todo en dónde no se llegó a tiempo con los barbechos. Rama negra, yuyo colorado y malezas resistentes son las que más dolores de cabeza causan a los productores”, expresaron desde la BCR.

En relación a la cosecha de trigo, el informe de la bolsa rosarina reflejó que el aumento de las temperaturas y la aparición de enfermedades provocan preocupación entre los productores agropecuarios, y agregó, “los focos de Fusariosis siguen latentes, los ataques del complejo de roya van en aumento. Pero, dado el avanzado estado fenológico, el impacto en los rindes sería bajo”.

Seguí leyendo