El nuevo Gordo Valor: charlas en festivales, película con Tinelli, video con Calamaro y el sueño de ser interpretado por Darín

Luis “el Gordo” Valor pasó 33 de sus 65 años preso. En los años ochenta y noventa robó 24 bancos y 19 camiones blindados. Hoy prepara su película, un nuevo libro y da charlas en festivales de literatura negra

Por estas horas, Luis “el Gordo” Valor analiza la posibilidad de tener un manager. “Como tiene Maradona, que hasta le atiende el teléfono y le cambia de canal”, bromeó ante su esposa Nancy.

El hombre que se hizo famoso por robar blindados armado con fusil y granada, y por la increíble fuga de Devoto, vive una conversión impensada. Actúa, escribe libros, da charlas en festivales literarios y harán una película y una serie sobre su vida.

En los años ochenta y noventa robó 24 bancos y 19 camiones blindados. Pasó 33 de sus 65 años preso.

Su última aparición pública fue el miércoles 6 de noviembre en el festival de literatura policial Buenos Aires Negra, donde se codeó con escritores y criminalistas en el Centro Cultural Recoleta, un lugar impensado para el delincuente que está más acostumbrado a sitios sórdidos. “Valor contará sus hazañas”, era el título de la exposición del ladrón más famoso de los últimos 25 años. Allí, ante unas 300 personas, repitió lo que viene diciendo desde que salió en libertad, hace poco más de un año y medio: “No volveré a robar. Es un asunto terminado”.

El Gordo Valor junto a su esposa Nancy y Andrés Calamaro
El Gordo Valor junto a su esposa Nancy y Andrés Calamaro

Además de su mujer lo acompañó un abogado. En toda la charla, encabezada por el organizador y escritor Ernesto Mallo, Valor fue cuidadoso con sus palabras. “Me arrepiento de muchas cosas. No fui ni rudo ni malo. Tiroteos hubo, pero ya cambié. No me quedó nada del dinero robado”.

Al finalizar la charla firmó varios libros, algunos autógrafos y se dejó sacar fotos. “Vi a Valor firmando libros con la izquierda, se me ocurrió preguntarle cómo activaba el seguro de sus fusiles automáticos si era zurdo. Sonrió y dijo: ‘Nunca uso el seguro de un arma’”, contó Alejandro Alen Vilas, uno de los productores del BAN. Valor llegó hasta ahí por su libro Mi vida, en el que narró su ingreso al delito, su infancia, sus golpes más peligrosos y los más audaces, sus caídas, sus fugas y su salida en libertad.

En su faceta de actor, Valor participó del rodaje de un video clip de Andrés Calamaro, Tránsito Lento. Aparece vestido con traje, detrás de unas rejas junto a su esposa. El video fue visto por mas de un millón y medio de personas en YouTube. En el set, en la ex carcel de Caseros, Valor firmó más de un autógrafo y se dejó sacar fotos. Con Calamaro también coqueteó para escribir una película juntos. Hubo reunión con asado, admiración mutua y el músico le dio ideas para el film, al que quería llamar Bandido. Pero al final Calamaro, que además prologó el libro autobiográfico de Valor, decidió no participar del proyecto por cuestiones de agenda: estaba por iniciar una larga gira por Europa y Latinoamérica.

Videoclip de Andrés Calamaro – Transito Lento (Infobae)

“Tenaces, atrevidos, arriesgados, valientes aún amigos de lo ajeno. Valor es nuestro bandido argentino. Robó blindados y puede contarlo, sobrevivió a tiroteos y nunca mató a nadie. En su cuerpo quedan cinco balas que podrían haber matado a cualquiera, pero el plomo pareciera haberse rendido ante su mito. Y en lugar de acribillarlo, se quedó en su cuerpo, fusionado en ese cuerpo de carne y acero que ahora huele a libertad”, escribió el ex líder de Los Rodríguez en el libro de Valor.

Pero el que se subió entusiasmado a la ola Valor fue Marcelo Tinelli, en lo que significa su regreso a la ficción. Días antes, Valor había intentado llevar el proyecto a Sebastián Ortega, pero al parecer no hubo interés de parte del creador de Underground, que ya había producido series y películas del clan Puccio, del asesino Carlos Robledo Puch y de la exitosa El Marginal. Tinelli recogió el guante y decidió producir la vida del célebre asaltante.

No está claro cuánto le ofrecieron. Pero en su carrera delictiva llegó a robar más de 3 millones de dólares.

Los guionistas se reúnen en la casa del ex hampón, cerca de Pilar, lo graban y van ensamblando la historia. En el relato no aparece su ex lugarteniente devenido en enemigo: Hugo “La Garza” Sosa Aguirre, quien también escribió un libro que aún no fue publicado.

El Gordo Valor una de las veces que cayó detenido
El Gordo Valor una de las veces que cayó detenido

Valor vivió días pacíficos en libertad. Pero en un momento hubo un percance. Valor sufrió neumonía, bajó 20 kilos y estuvo internado. “Casi me voy del otro lado. Pero le pedí a la Virgencita que me deje un tiempo más”, le dijo a Infobae, el primer medio al que recibió tras su liberación.

En su época de apogeo criminal, cuando invertía en grandes negocios y en su casa había escondites con gruesos fajos de billetes de 100 de dólares, Valor soñaba con abrir una cadena de bares que llevara su nombre. Registró la marca y por entonces tenía un representante. A Valor lo animaba saber que en varios países los restaurantes llamados Al Capone o Lucky Luciano, los reyes de la mafia en los Estados Unidos de los años 20, se habían convertido en la atracción de comensales y curiosos. Se imaginaba vestido con traje negro, sentado a una mesa del fondo, con un vaso de Martini en la mano derecha, un habano en la mano izquierda, rodeado de retratos de Marlon Brando en El Padrino, de Maradona y del Pibe Cabeza, un bandido argentino legendario acribillado por la policía el 9 de febrero de 1937.

El día que salió de la cárcel
El día que salió de la cárcel

Además, estuvo a punto de autorizar la venta de ropa con su nombre, muñequitos con su forma y de crear la página www.superbanda.com.ar. Pero todo quedó en la nada.Valor aspira a que además de una película se filme una serie. “Tengo tantas historias que con una película no alcanza”, dice.

“Para mí es un privilegio volver a producir ficción de calidad en nuestro país, sobre todo en un formato apasionante que permite contar historias que remiten a acontecimientos reales. La vida del Gordo Valor parece salida de una película y, en este caso, aplica la famosa frase que dice que la realidad supera a la ficción”, tuiteó Tinelli hace meses. La productora Laflia trabaja en conjunto con Pampa Films.

La productora que se asoció a Tinelli le hizo firmar un contrato de confidencialidad que le impide hablar del proyecto, pero el delincuente siempre quiso ser interpretado por Ricardo Darín (“tiene mis ojos”, suele decir el rufián) o Julio Chávez, quien lo deslumbró en Un oso rojo.

Con Nancy en su casa de Pilar
Con Nancy en su casa de Pilar

Valor además prepara otro libro sobre otras historias delincuenciales. Una de ellas fue anticipada por Infobae: el día que viajó a Tucumán para matar al Malevo Ferreyra, que había fusilado a un delincuente.

“No robo más”, repite Valor. Pero entre amigos admite que extraña el delito. “Es como un virus en mi cuerpo, eso me lo dijo una psicóloga y tenía razón”.

Por ahora, la cura es el cine, los libros, las charlas, la promesa que le hizo a su mujer. Y a la amenaza de su bruja: “Si usted vuelve a robar, terminará en una tumba sin flores”.

SEGUÍ LEYENDO:

El Gordo Valor muestra su casa por primera vez: “Al lado de los políticos que roban, soy un bebé de pecho”

El Gordo Valor, polémico: “A Robledo Puch le cargaron muertes y Puccio en la cárcel era un hombre recto”