La decisión del Supremo brasileño golpea al proceso del ‘caso Lava Jato’

La decisión del Supremo brasileño de que los condenados no entren en la cárcel hasta que la condena no sea firme, debido a la cual ha salido en libertad el expresidente Lula da Silva, pone en el debate una figura jurídica que se usa para avanzar en casos complejos donde las delaciones de los encarcelados son cruciales para avanzar en entramados delictivos y nuevas detenciones. Desde 2016, en Brasil se entraba en prisión cuando así lo dictara una segunda instancia judicial, aunque haya recursos pendientes de las sentencias de tribunales superiores. 

Seguir leyendo.