Festejos en las calles de La Paz: la oposición celebra la renuncia de Evo Morales

Los miembros de grupos cívicos de Bolivia y los ciudadanos espontáneos que reclamaban en el centro de La Paz la renuncia de Evo Morales recibieron la noticia con grandes demostraciones de alegría, en un multitudinario abrazo que todavía se mantiene a la espera del desarrollo de la crisis política.

Una pareja se abraza tras conocer la renuncia de Morales
Una pareja se abraza tras conocer la renuncia de Morales (LUISA GONZALEZ/)

La plaza Murillo, donde se encuentra el Palacio Quemado, la vieja casa de gobierno en La Paz, quedó atestada de gente que celebraba hasta las lágrimas la renuncia de Morales, que gobernó Bolivia casi 14 años, un récord nacional de permanencia en el poder.

Luis Fernando Camacho flamea la bandera boliviana
Luis Fernando Camacho flamea la bandera boliviana (AIZAR RALDES/)

El líder opositor Luis Fernando Camacho celebró desde un vehículo policial y con un chaleco antibalas, luego de llegar hasta la sede de gobierno para entregar una carta de renuncia lista para ser firmada por Morales. No fue necesaria, ya que el jefe del Ejecutivo no estaba en el lugar y había partido hacia Cochabamba, donde anunció su dimisión.

Aunque varias calles estaban cercadas, la oposición logró llegar hasta el corazón político del país
Aunque varias calles estaban cercadas, la oposición logró llegar hasta el corazón político del país (Juan Karita/)

Los partidarios de la oposición han ocupado las principales plazas de la ciudad en un mar de banderas tricolores bolivianas escoltados por la Policía, amotinada contra Morales.

“Esta es mi única bandera”, gritaba un joven con casco blanco y la cara cubierta, mientras agitaba la tricolor bandera boliviana: rojo, amarillo y verde, mientras un grupo intentaba arriar la ‘whipala’, el símbolo ajedrezado que identifica a las culturas indígenas
“Esta es mi única bandera”, gritaba un joven con casco blanco y la cara cubierta, mientras agitaba la tricolor bandera boliviana: rojo, amarillo y verde, mientras un grupo intentaba arriar la ‘whipala’, el símbolo ajedrezado que identifica a las culturas indígenas (LUISA GONZALEZ/)

Morales, de 60 años y quien asumió en 2006, enfrentó tres semanas de protestas en las calles contra su reelección en las cuestionadas elecciones del 20 de octubre

Un número indeterminado de policías se había amotinado con exigencias laborales y secundado la demanda de dimisión de Morales
Un número indeterminado de policías se había amotinado con exigencias laborales y secundado la demanda de dimisión de Morales (MARCO BELLO/)

La algarabía no se repetía en la zona de El Alto, a las afueras de La Paz, donde se registraban enfrentamientos y las fuerzas disparaban gases lacrimógenos.

Bajo otras circunstancias era impensada la posibilidad de que la oposición llegue al centro de La Paz. Sin embargo, Morales fue perdiendo cada vez más apoyos
Bajo otras circunstancias era impensada la posibilidad de que la oposición llegue al centro de La Paz. Sin embargo, Morales fue perdiendo cada vez más apoyos (LUISA GONZALEZ/)
La policía y los militares acabaron custodiando a los grupos cívicos que se oponen a Morales
La policía y los militares acabaron custodiando a los grupos cívicos que se oponen a Morales (CARLOS GARCIA RAWLINS/)
El cordón policial que rodeaba la sede de gobierno era mucho menor que días atrás, después de que los policías en La Paz se unieran a los del resto del país en una serie motines y en su mayoría se replegaran a sus comisarías
El cordón policial que rodeaba la sede de gobierno era mucho menor que días atrás, después de que los policías en La Paz se unieran a los del resto del país en una serie motines y en su mayoría se replegaran a sus comisarías (LUISA GONZALEZ/)
El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas había aclarado que los militares no reprimirían a los manifestantes. "Ratificamos que nunca nos enfrentaremos con el pueblo a quien nos debemos y siempre velaremos por la paz y la convivencia entre hermanos y el desarrollo de nuestra patria", dijo Williams Kaliman
El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas había aclarado que los militares no reprimirían a los manifestantes. “Ratificamos que nunca nos enfrentaremos con el pueblo a quien nos debemos y siempre velaremos por la paz y la convivencia entre hermanos y el desarrollo de nuestra patria”, dijo Williams Kaliman

(MARCO BELLO/)

El líder opositor boliviano Carlos Mesa celebró celebrado “el fin de la tiranía” con un mensaje en Twitter. “A Bolivia, a su pueblo, a los jóvenes, a las mujeres, al heroísmo de la resistencia pacífica. Nunca olvidaré este día único. El fin de la tiranía. Agradecido como boliviano por esta lección histórica. Viva Bolivia!!!!!”, publicó.

(Fotos: AFP, AP, Reuters)
(Fotos: AFP, AP, Reuters) (Juan Karita/)