La crisis en Bolivia redobla la presión a la OEA

La decisión de repetir las elecciones bolivianas, anunciada por Evo Morales este domingo, horas antes de que se viera forzado a dimitir tras el pronunciamiento del jefe del Ejército, tiene como trasfondo el demoledor informe preliminar de la Organización de Estados Americanos (OEA), que encontró graves irregularidades en las elecciones del 20 de octubre y llevó a su secretario general, Luis Almagro, a pedir la anulación de los comicios. La OEA, en un documento de 13 páginas, concluía que es “improbable estadísticamente” que el presidente Evo Morales hubiera ganado las elecciones y se negaba a validar una victoria en primera vuelta. Tras la renuncia de Morales por la presión, Almagro no se ha pronunciado.

Seguir leyendo.