Trump y Erdogan discuten compra turca de sistema ruso de defensa antimisiles

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio la bienvenida al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, a la Casa Blanca por segunda vez en lo que es una baja en las relaciones entre Washington y Ankara.

“Hemos sido amigos durante mucho tiempo”, dijo Trump el miércoles en la Oficina Oval. “Entendemos el país del otro”.

Erdogan enfureció recientemente a los funcionarios estadounidenses cuando ignoró las advertencias estadounidenses de no invadir el noreste de Siria en una operación contra los kurdos sirios.

El líder turco también ha molestado a los funcionarios de defensa y diplomáticos estadounidenses con la compra del sistema de defensa antimisiles S-400 de Moscú. La compra viola la Ley de Contrarrestar a los Adversarios de América a través de Sanciones (CAATSA), que prohíbe las compras importantes de equipo militar ruso.

Eso también llevó a Estados Unidos a expulsar a Turquía de su programa de combate conjunto F-35.

“Hablaremos del S-400”, dijo Trump, cuando los periodistas le preguntaron sobre la relación de defensa. “Hablaremos del avión de combate F-35”.

A Trump también se le preguntó si Turquía podía poseer aviones F-35 mientras poseía el sistema de defensa antimisiles ruso.

“Tendremos una segunda reunión en poco tiempo”, respondió Trump, indicando que podría haber más que decir al respecto en una conferencia de prensa conjunta en la tarde.

Erdogan discutió recientemente con el presidente ruso, Vladimir Putin, la compra de aviones de combate Su-57 y Su-35 de Moscú si no puede obtener el avión estadounidense, según informes de los medios.

Tal acción podría poner en peligro la membresía de Turquía en la alianza de defensa de la OTAN liderada por Estados Unidos.

A principios de esta semana, un grupo bipartidista de congresistas le envió una carta a Trump solicitando que cancele su reunión con el presidente turco debido a las acciones “desastrosas” de Erdogan en Siria y la compra del S-400.

“Dada esta situación, creemos que ahora es un momento particularmente inapropiado para que el presidente Erdogan visite Estados Unidos”, escribieron los legisladores.

Justo antes de que Erdogan llegara a la Casa Blanca, el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, calificó de “vergonzoso” que Trump recibiera a Erdogan, acusando al presidente de Estados Unidos de volver a hacer la vista gorda ante las acciones de los líderes extranjeros que han acumulado poder y buscan gobernar autócratas, subvirtiendo la democracia en sus países y explotando divisiones y conflictos étnicos para promover su propia legitimidad”.

En una entrevista del servicio kurdo de VOA, el portavoz de las Fuerzas de Defensa Sirias lideradas por los kurdos, Mustafa Bali, pidió a Estados Unidos que no sacrifique a los kurdos, cristianos y otros grupos étnicos y religiosos en el norte de Siria por sus intereses económicos.

“El presidente Trump debería cumplir con sus obligaciones morales y evitar la limpieza étnica y la ingeniería demográfica que llevó a cabo Erdogan desde que sus fuerzas comenzaron la ocupación en Siria”, dijo Bali, quien alegó que Turquía ha estado violando el alto el fuego y expande los territorios incluso fuera la llamada “zona segura”.

Turquía considera que las fuerzas kurdas, aliadas de Estados Unidos en la lucha contra el grupo del Estado Islámico dentro de Siria, son terroristas.

En la Oficina Oval del miércoles, junto a Erdogan, Trump dijo que “el alto el fuego se mantiene muy bien, hemos estado hablando con los kurdos y parecen estar muy satisfechos”.

Las discusiones entre Trump y Erdogan comenzaron en medio del primer día de testimonio público en la investigación de juicio político que la Cámara está llevando a cabo contra el presidente de los Estados Unidos.

“Es una caza de brujas, es un engaño, estoy demasiado ocupado para verlo”, dijo Trump a periodistas en la Oficina Oval. “Veo que están usando abogados que son abogados de televisión, sacaron a algunos tipos de la televisión