Luis Fernando Camacho exigió que las elecciones en Bolivia sean el 19 de enero

Luis Fernando Camacho durante una protesta contra Evo Morales en La Paz (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins) (CARLOS GARCIA RAWLINS/)

En un inesperado llamado, el líder del Comité Cívico de Santa Cruz Luis Fernando Camacho, que propició la caída de Morales del poder, planteó en un video colgado en las redes que las elecciones para elegir un nuevo gobierno sean el próximo 19 de enero, dando un plazo “hasta este jueves” para la elección de las autoridades electorales.

Camacho explicó que la propuesta surgió tras lograr consensos junto con la Central Obrera Boliviana, la Asociación de Productores de Coca de La Paz y los grupos interculturales y destacó la importancia que todos los bolivianos participen de elecciones transparentes. “Yo no voy a volver a Santa Cruz hasta que tengamos la bandera blanca”, manifestó.

El gobierno de Áñez debe ponerse de acuerdo con el Movimiento Al Socialismo (MAS, de Morales), mayoritario en el Congreso, para elegir a seis de los siete titulares del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y convocar la votación. Los anteriores miembros de esa institución están en prisión preventiva por irregularidades en las presidenciales de octubre.

Pero si fracasaran las negociaciones con la oposición el gobierno estudia la posibilidad de convocar “de manera inmediata” a elecciones “a través de algún otro instrumento legal”, dijo el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano.

Ese mecanismo sería “una ley (para) una convocatoria inmediata al proceso electoral”, como propuso el ex candidato presidencial Carlos Mesa, “cumpliendo rigurosamente el artículo 169 de la Constitución”, que establece un plazo máximo de 90 días.

Este tipo de convocatoria ya se usó en 2005 cuando el mismo Mesa renunció a la presidencia -que también ocupaba interinamente tras renuncia del titular Gonzalo Sánchez de Lozada- luego de un consenso político.

El ministro de Gobierno (interior), Arturo Murillo, inyectó más tensión a la situación general este lunes al denunciar, sin aportar pruebas, que “un grupo criminal quiere atentar contra la presidenta” Áñez, quien, dijo, tuvo que abortar un viaje al interior del país.

“Está en peligro su vida”. “Hay gente, por supuesto, venezolana, cubana, colombiana, metida en esto, está el narcotráfico por detrás”, señaló.

“En lugar de pacificación”, las nuevas autoridades “ordenan difamación y represión contra hermanos del campo que denuncian el golpe de Estado”, escribió en tanto Morales en Twitter desde México.

De su lado, Amnistía Internacional pidió derogar un decreto del gobierno interino que exime de responsabilidad al personal militar que participa en el restablecimiento del orden interno y que había sido denunciado por Morales y la CIDH. El gobierno destinó también un presupuesto adicional de 4,8 millones de dólares para tales fines.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Se instaló una mesa de diálogo en Bolivia auspiciada por la ONU, la UE y la Iglesia

EEUU respaldó al gobierno interino de Bolivia por expulsar del país a cientos de funcionarios cubanos