El Parlamento a Johnson: “No gaste nuestro tiempo ni nos falte al respeto”

El Gobierno británico sabía que estaba tensando la cuerda y no le sorprendió la decisión de Bercow, aunque la protestara vehementemente. El speaker echó mano del venerado Erskine May, el manual por el que se conduce el Parlamento desde hace siglos, para amonestar a Johnson —quien ni siquiera se molestó en estar presente en su escaño— y pedirle que no malgastara “el uso sensato del tiempo de esta Cámara y respetara sus decisiones”.

Advertisement
Advertisement

Seguir leyendo.