La salida de Huawei y ZTE le costará a Estados Unidos 1,800 millones de dólares