San Miguel de Allende, en la ruta del infierno y con un alcalde frívolo