Imaginemos el mundo que viene, parte II: Autónomo