La policía británica halla 39 cadáveres en un camión en una zona industrial de Essex