Dueños de cultivos de coca y minería ilegal estarían asesinando indígenas