El tribunal de crímenes de guerra sigue encontrando falsos positivos en una fosa común del ejército