El campo argentino, una burbuja en medio de la crisis