El asesinato de Karen García es otro balazo directo a la paz