Las víctimas cierran el duelo de la peor matanza de la guerra con las FARC en Colombia