Los cortesanos de Trump toman el puesto de los generales