Así ha sido el trabajo del Ejército (y del uribismo) por crear una “verdad oficial”