“Hemos visto cuatro desmovilizaciones pero sigue la violencia”: la pesadilla de Córdoba