El ‘efecto Greta’ se abre paso en Polonia