Los exlíderes de las FARC admiten “responsabilidad ética y política” ante el tribunal de paz