Desde rap hasta tamboras, así retumba la resistencia en las orillas del Magdalena Medio