La vieja tradición de asilo que abre las puertas de México a Evo Morales