“Se para contra las instituciones, pero aquí no hay”: crónica desde Timbiquí