La salida del ‘número dos’ de Corbyn evidencia la marginación del ala moderada del laborismo